El teletrabajo ‘made in Spain’, sera la cultura empresarial española.

Las Tecnologías de la Información (TIC) han traído grandes avances tanto al mundo empresarial, así como a la sociedad. Permitiendo entre otras cuestiones interactuar con otros compañeros, acceder a la información empresarial, comunicarse con clientes y proveedores, realizar tareas por control ‘remoto’, sin la necesidad de permanecer físicamente en el lugar de trabajo.
En la medida que ciertas restricciones tecnológicas y organizacionales se han ido superando, el número de personas que teletrabajan en el mundo ha ido creciendo de manera explosiva. A pesar de ello, hoy aquí queremos poner de manifiesto las restricciones de carácter cultural que el empresariado español pone encima de la mesa, para que una gran cantidad de personas que podría teletrabajar, finalmente no lo consiga.

De hecho, muchas empresas, organizaciones e instituciones de nuestro país no lo permiten, ¿porqué no? Pues la respuesta es sorprendentemente sencilla, por una cuestión cultural. Por algún motivo, el empresario ‘made in Spain’ ha crecido en un entorno, en el que por lo general, se valoraba y se valora mucho el que los trabajadores permanezcan muchas horas en su puesto de trabajo, cuestión que no lleva a un incremento del volumen de trabajo, ni mucho menos de la productividad, en muchos casos dilatando tareas que consumen menos tiempo.
El teletrabajo presenta grandes beneficios a la sociedad, como por ejemplo el poder hacer más llevaderas ciertas obligaciones familiares, o simplemente incrementar nuestra calidad de vida desempeñando nuestras obligaciones profesionales desde un lugar de residencia más cómodo para nosotros, por reunir ciertos condicionantes subjetivos que aumentan nuestro bienestar.
Los dos principales inconvenientes que han mostrado los empresarios y ‘jefes’ en contra de la implementación del teletrabajo en sus equipos son:

  1. Posible relajación de los trabajadores, que les llevarían a producir menos al no sentir la presión de la oficina
  1. Carencias de las ‘conference’ para el desarrollo de trabajos en equipo

Respecto a lo primero, los motivos no son ni mucho menos fundados, porque creo que las empresas pueden apreciar ciertos elementos objetivos como para evaluar si efectivamente se produce una merma en el rendimiento de sus trabajadores. Y respecto a lo segundo, hoy en día existen modelos muy avanzados para permitir una comunicación ‘real’, sin necesidad de permanecer en el puesto de trabajo.
Como podrán comprobar lo que se pierde es muy poco y mucho lo que se gana en cuanto a bienestar social, ¿porqué no se hace? Compartirán conmigo que es una cuestión meramente cultural.

El día de la oficina en casa, un canto al teletrabajo por el MITyC y Microsoft.


Hoy es el día que muchos colegios acaban sus clases. A partir de ahora muchos trabajadores, que aunque a veces no lo parezca también somos personas estamos más preocupados por como encajar las piezas del puzzle para ver con quién dejan a sus hijos hasta que comiencen vacaciones, actividades de verano, etc. Por eso el MITyC y Microsoft han presentado el día de la oficina en casa, como un canto a las bondades del teletrabajo.
Para que este sistema triunfe, más allá de los requerimientos técnicos existe uno mucho más importante que debe romperse, como es el cultural. Muchas empresas están más por el presentismo de sus trabajadores que por la productividad de los mismos, lo cual significa un cambio de paradigma a la hora de medir en las empresas los resultados y recursos que necesitamos. Y esta mentalidad también la tienen muchos trabajadores que prolongan sus jornadas de forma artificial para que cuando se vaya el jefe todavía me vea en mi mesa.

Vetajas de la oficina en casa

Las principales ventajas que tiene el teletrabajo, tal y como lo han planteado sin asistir un par de días en semana a la oficina son innumerables, para empresas, trabajadores y como país.

  1. Para las empresas porque les permite fijar más trabajo por objetivos que por tiempo en la empresa. Al asistir de forma menos regular a las instalaciones permite dimensionar mejor las mismas, pudiendo reducir la necesidad de metros cuadrados. Además al permitir conciliación de vida profesional y familiar tiene a un trabajador más concienciado, más responsable con su trabajo y más centrado, sin preocuparse por si llega a recoger al niño al colegio o si llega a la sesión de spining del gimnasio.
  1. Para los trabajadores porque si viven en una gran ciudad se ahorran un dinero considerable en combustible, si se desplazan en su vehículo privado, y sobre todo tiempo de desplazamiento. Además la conciliación de vida personal y profesional permite afrontar el trabajo de forma más relajada, sin otras preocupaciones externas, procurando realizar la tarea asignada de la manera más eficaz posible.
  1. Para el país porque sólo el ahorro de combustibles de la gente que no se trasladaría al trabajo sería un porcentaje tan importante como para comenzar a apostar por este modelo de trabajo. Por no hablar del medio ambiente cuyo ahorro se estimaría en 2.000 toneladas de CO2 por día con los trabajadores que no se desplazan a trabajar hoy en día, unos 166.000. Y esto teniendo en cuenta que nuestro país compra cuota de CO2 a países del tercer mundo para cumplir el tratado de Kyoto no es un ahorro supérfulo. A mi juicio mucho más acertado que la subvención de neumáticos ecológicos.

Aspectos a mejorar para que el teletrabajo sea posible

Pero hay algunos datos que deben mejorar para que se de este cambio productivo.

  1. En primer lugar las líneas de comunicaciones. En muchos lugares no se dan las condiciones para que la conexión sea posible a la hora de trabajar de forma remota. Mejora del ancho de banda, de la velocidad de subida y de las conexiones móviles.
  1. En segundo lugar el equipamiento informático de muchas empresas. Para que se produzca este cambio tenemos que pensar en dotar a los trabajadores de equipos portátiles que estén preparados para esta forma de trabajar. No podemos dejar que las conexiones las hagan los trabajadores desde sus equipos privados por cuestiones de seguridad. Una mala configuración y a saber donde acaba el fichero de clientes… Lo suyo es tener un pull de equipos portátiles pensados para esta opción de teletrabajo.
  1. En este sentido deberían ir acompañados de conexiones de datos adecuadas o en caso de que el trabajador disponga en su casa de conexión de banda ancha crear algo similar a los cheques restaurantes para la línea ADSL. Tantos días te conectas con tu línea, me ahorro tanto dinero de banda ancha y te lo doy en un cheque ADSL, para que salgan ganando tanto trabajador como empresa.

La página que han creado del día de la oficina en casaofrece una serie de herramientas que permiten a los trabajadores realizar una serie de tareas desde su hogar, que no se si son las más adecuadas para ello, hotmail, messenger o no son lo más adecuado para las empresas. Otra cuestión que si nos puede servir, sobre todo en empresas pequeñas es Skydrive o las Office Webs Apps.
Claro que en este caso Microsoft ha sido muy inteligente. Va preparando el terreno puesto que a una semana de presentar su apuesta por la nube con Microsoft Office 365, comenzar a crear una cultura de “es posible trabajar desde casa y nosotros os facilitamos las herramientas para ello”. En todo caso se necesita un cambio más cultural que tecnológico, que también. Es más cuestión de voluntad y organización que de tecnología. Esperemos que todos sumemos esfuerzos, puesto que creo que es algo con lo que todos saldríamos ganando.
Más Información | Microsoft

Doolphy y organiza tu vida laboral

Con Doolphy puedes organizar tu vida laboral de manera cómoda y sencilla. Tiene una apariencia gráfica simple y muy fácil de usar. Doolphy es el típico software que pensamos que jamás usaremos y una vez que comienzas a usarlo la organización en proyectos se hace más llevadera.
Puedes compartir información, archivos y documentos en cada proyecto entre los usuarios asignados al mismo. Uno de los aspectos más cuidados son el de la gestión, planificación, optimización de tiempos y costes. Sin duda unos buenos pilares para usar este programa.

Sigue leyendo “Doolphy y organiza tu vida laboral”

“En el teletrabajo hay que saber cuándo procastinar y cuándo dar el callo”

Este miércoles pasado se celebro el ‘Día de la oficina en casa’. La teoría dice que aumenta la productividad para las empresas y que sus trabajadores concilian su vida laboral y profesional.
Sin embargo, hay historias dignas de mención que van más allá de trabajar desde casa. Es el caso de Luis Suárez, el teletrabajador 2.0. Es un evangelista de redes sociales y gestión del conocimiento de IBM que vive y teletrabaja en Maspalomas (Gran Canaria).
Se autodefine como un “hippie 2.0” y tiene en su haber haber llegado un paso más allá todavía, haciendo casi una cabriola imposible para cualquiera que trabaje con un ordenador: vivir sin correo electrónico y comunicarse únicamente a través de servicios alternativos y redes sociales.
Contactar con él no fue trivial, pero pudimos hacerlo a través de Twitter y Skype. Y nos ayudó a entender cómo ven desde el otro lado las empresas el hecho de que sus empleados teletrabajen o cómo convencerlas para apuntarse al carro de la modernidad.

“En parte es una cuestión de costes y ventajas”

Afirma que en IBM la cultura del teletrabajo lleva ya implantada unos diez o quince años, y que más o menos la mitad de los empleados teletrabajan desde casa o en oficinas de clientes. “En parte es una cuestión de costes y de ventajas; yo por ejemplo cuando vivía en Holanda empleaba 5 horas al día en ir y volver al trabajo”.
La clave es el entendimiento profundo de cómo funciona la corporación, afirma. “Se trata la cultura de las organizaciones”, dice, “si valoran la productividad por la presencia o por el contrario valoran los resultados y cumplir objetivos”.

Sigue leyendo ““En el teletrabajo hay que saber cuándo procastinar y cuándo dar el callo””

BBVA se lanza al teletrabajo – CincoDías.com

“El banco dice que la productividad del empleado que teletrabaja sube un 15%”

BBVA se ha convertido en el primer banco español en proponer de forma masiva a sus empleados que trabajen desde casa. Esa es la oferta que ha realizado la entidad a la plantilla hace dos semanas y que aún debe regularse y determinar exactamente quiénes pueden acogerse a esta iniciativa totalmente voluntaria. El banco que preside Francisco González inició el pasado año una prueba piloto con unos 100 empleados en España. La experiencia fue positiva y se extendió a México. “La productividad de estos empleados mejoró entre un 15% y un 20% porque desde casa no pierdes el tiempo en reuniones o transporte. Te pones a trabajar directamente”, argumenta el banco.

Por ello, una vez finalizado el experimento, el grupo ha decidido ponerlo definitivamente en práctica, pero, como es lógico, no toda la plantilla podrá disfrutar de esta opción. De momento, la propuesta va destinada a empleados del área corporativa y servicios centrales, entre otras divisiones. “Los empleados que están en las sucursales realizando labores comerciales no pueden teletrabajar”, coinciden en el banco y en los sindicatos. BBVA se encargará de poner a disposición de los trabajadores no solo teléfonos, ordenadores, mesas de trabajo o la línea ADSL, sino otros medios como aplicaciones para que puedan acceder a los servicios centrales o a una web en la que estén todas las aplicaciones necesarias para trabajar como en el propio banco. E incluso conectarse a través de videoconferencias o audioconferencias.

Ahora podrían acogerse a este proyecto empleados de España y México, “pero la idea es extender esta oferta a todas nuestras filiales del mundo en 2012”, destacan en BBVA. Según unos primeros cálculos podrían optar a esta oferta de teletrabajo unos 20.000 empleados del grupo, “aunque pensamos que al final se acogerán en los próximos años unas 2.000 personas”.

La plantilla ha recibido positivamente la iniciativa, pero, como es lógico, han puesto condiciones. Por supuesto, el sueldo se mantendría como mínimo intacto. El objetivo es elaborar un nuevo contrato en el que se recojan las reclamaciones de la plantilla y del banco, como que no se produzca una situación de discriminación de género -evitar que solo se acojan mujeres-, un convenio de salud laboral para el personal que trabaje en casa, incluso unos horarios. Se fijarán como tope cuatro días a la semana como laborables en casa y el quinto se establecerá para acudir al banco para comprobar los avances y analizar el trabajo realizado durante la semana con el director inmediato. La forma de medir la productividad es otro objetivo clave para los empleados que deseen apuntarse al teletrabajo. Una vez dado el paso el trabajador deberá estar un mínimo de seis meses desarrollando su actividad en casa.

Solo un banco en España, Citi, tiene una iniciativa laboral similar, aunque afecta a muy pocos trabajadores. Santander o incluso BBVA cuentan con empleados que teletrabajan, pero de forma esporádica y sin regular por un contrato específico y masivo. La única empresa española cuyos trabajadores cuentan con una oferta amplia de teletrabajo es Telefónica.

Fuente: Cinco dias BBVA se lanza al teletrabajo – CincoDías.com.

El teletrabajo: Utilidad o cultura.

Las Tecnologías de la Información (TIC) han traído grandes avances tanto al mundo empresarial, así como a la sociedad. Permitiendo entre otras cuestiones interactuar con otros compañeros, acceder a la información empresarial, comunicarse con clientes y proveedores, realizar tareas por control ‘remoto’, sin la necesidad de permanecer físicamente en el lugar de trabajo.

En la medida que ciertas restricciones tecnológicas y organizacionales se han ido superando, el número de personas que teletrabajan en el mundo ha ido creciendo de manera explosiva. A pesar de ello, hoy aquí queremos poner de manifiesto las restricciones de carácter cultural que el empresariado español pone encima de la mesa, para que una gran cantidad de personas que podría teletrabajar, finalmente no lo consiga.

De hecho, muchas empresas, organizaciones e instituciones de nuestro país no lo permiten, ¿porqué no? Pues la respuesta es sorprendentemente sencilla, por una cuestión cultural. Por algún motivo, el empresario ‘made in Spain’ ha crecido en un entorno, en el que por lo general, se valoraba y se valora mucho el que los trabajadores permanezcan muchas horas en su puesto de trabajo, cuestión que no lleva a un incremento del volumen de trabajo, ni mucho menos de la productividad, en muchos casos dilatando tareas que consumen menos tiempo.

El teletrabajo presenta grandes beneficios a la sociedad, como por ejemplo el poder hacer más llevaderas ciertas obligaciones familiares, o simplemente incrementar nuestra calidad de vida desempeñando nuestras obligaciones profesionales desde un lugar de residencia más cómodo para nosotros, por reunir ciertos condicionantes subjetivos que aumentan nuestro bienestar.

Los dos principales inconvenientes que han mostrado los empresarios y ‘jefes’ en contra de la implementación del teletrabajo en sus equipos son:

  • Posible relajación de los trabajadores, que les llevarían a producir menos al no sentir la presión de la oficina
  • Carencias de las ‘conference’ para el desarrollo de trabajos en equipo

Respecto a lo primero, los motivos no son ni mucho menos fundados, porque creo que las empresas pueden apreciar ciertos elementos objetivos como para evaluar si efectivamente se produce una merma en el rendimiento de sus trabajadores. Y respecto a lo segundo, hoy en día existen modelos muy avanzados para permitir una comunicación ‘real’, sin necesidad de permanecer en el puesto de trabajo.

Como podrán comprobar lo que se pierde es muy poco y mucho lo que se gana en cuanto a bienestar social, ¿porqué no se hace? Compartirán conmigo que es una cuestión meramente cultural.