Cinco reglas para la gestión del talento en una empresa

Estándar

La gestión del talento es uno de las labores más importantes de la gestión de una empresa. No se debe pensar que sólo con algo de inversión y con mucha exigencia, se va a sacar la productividad que se necesita para sobrevivir en la economía moderna.
Los empresarios deben saber que cómo gestionan a sus trabajadores tiene un papel decisivo en la consecución y superación de sus objetivos, y eso va para empresas pequeñas también, no sólo para las grandes. Las cinco reglas para la gestión del talento en una empresa que nos da la consultora, Towers Watson, y que explican en el artículo vinculado son las siguientes:

  1. Nunca hay suficiente dinero.
  2. Si no mide el impacto sobre el negocio, es una distracción.
  3. Deja a los números guiar las decisiones sobre el talento.
  4. Desarrollar habilidades adaptables.
  5. Simplifica la gestión de los rendimientos.

Lo que muchos entienden por gestión del talento es la administración de los horarios y el pago de los sueldos, como si fueran extensiones del departamento de pagos y contabilidad. Para saber cuál de estas es tu empresa sólo hay que pensar a quién llamas si no te han pagado tu sueldo, si llamas a personal, es que este departamento es más contabilidad y menos personal de lo que debería ser.
En algunos casos, empresas incluyen la trayectoria profesional de los trabajadores dentro de la empresa como parte de su gestión del talento. Sin embargo, lo que no se tiene en cuenta, y es muy importante, o debería serlo, es cómo se gestiona la forma de trabajar. La forma de trabajar quiere decir mucho más que las horas que trabajas, y es fundamental en la consecución de la conciliación del que muchos hablan y muy pocos entienden.
Estas formas adicionales de trabajar se relacionan con las horas que se debe trabajar, cómo se debe ejercer esas horas en un periodo mensual, donde se ejercen, cómo se pueden compartir, y la flexibilidad de decisión que tienen los trabajadores sobre todos estos temas.

El océano azul del Cirque du Soleil

Estándar



Conforme a la tesis del océano azul las empresas afrontan dos tipos de mercados posibles: los océanos rojos y los océanos azules. Siendo los primeros, los mercados e industrias existentes y consolidados y, por tanto, con grandes barreras de entrada. Los océanos azules son los contrarios, nuevas ideas y planteamientos de negocio que permitan soslayar las barreras de entrada a la industria.
Otro elemento determinante del océano azul es la necesidad de cooperar con la competencia (es decir, la coopetencia) apartando la competencia destructiva entre empresas y, de esta manera, junto al desarrollo de la innovación generar valor que permita ampliar los horizontes comerciales de la organización.

Una estrategia océano rojo se puede definir como una estrategia agresiva, ya que la empresa lucha por competir en el espacio existente. La competencia es un elemento relevante de la estrategia al acceder al mercado retando a la competencia y explotando la demanda existente en el mercado. Por tanto, este planteamiento exige que la empresa deba elegir entre la disyuntiva de coste o valor. La competencia en el mercado se torna sangrienta por lo que el océano se tiñe de rojo.
La estrategia océano azul es la antítesis, la empresa accede al mercado generando un nuevo espacio de mercado y creando, por tanto, nueva demanda. La competencia pasa a ser un elemento secundario de la estrategia, al no competir por la misma demanda, y no se basa en la elección de valor o coste.
Los océanos azules, por tanto, se caracterizan por la creación de mercados en áreas que no están explotadas en la actualidad, y que generan oportunidades de crecimiento rentable y sostenido a largo plazo. La mayoría de los océanos azules surgen de los océanos rojos al expandirse los límites de los negocios ya existentes.
Los autores de esta estrategia utilizan como paradigma de esta estrategia Cirque du Soleil. La estrategia del Circo del Sol, consiste en la fusión de elementos característicos del circo, las carpas, los acróbatas, los payasos, con elementos distintivos del teatro, un argumento, la inclusión de la danza y música específica para la representación. En otras palabras la sofisticación del teatro.
De esta manera han conseguido hacer un espectáculo adecuado para el público infantil, por la diversión, y el público adulto por las referencias teatrales del propio espectáculo. El Circo del Sol no sólo ha ampliado los horizontes de la demanda, además, ha conseguido eliminar el principal riesgo de los circos tradicionales, es decir, reducir los elevados gastos de explotación al eliminar las grandes estrellas del elenco de artistas.
Este ejemplos muestra la relevancia de la creatividad en el proceso innovador. Y que innovación no significa desarrollos tecnológicos vanguardistas. Quien pueda hacerlo, enhorabuena, para el resto, la inmensa mayoría, es mucho más fiable plantearse qué innovación puede aportar de la observación de lo cotidiano para crear su océano azul y para ello, lo mejor es seguir los siguientes cuatro principios.
Video | You Tube

Innovar (II)

Estándar

Continuando con el articulo de ayer quiero seguir explicando algunas maneras de evocar a la creatividad que, en este caso, tienen cierta relación entre sí: Olvidar y el pensamiento lateral.

Evidentemente los comentados no son los únicos métodos existentes pero sí representan una pequeña selección que nos puede ayudar a desbloquear nuestra mente a la hora de buscar soluciones y alternativas para nuestros proyectos empresariales y ¿por qué no? personales.

Olvidar

Un freno para el pensamiento creativo e innovador es limitarnos a las soluciones existentes o conocidas. Reinventar nuestros procesos puede ser tan enriquecedor cuando no lo necesitamos hacer como cuando nos vemos obligados a ello.

Por ejemplo, imaginemos que tengo una frutería que no va muy bien. La manera de hacer marketing siempre ha sido colgar carteles en la entrada o bajar los precios. Si reinvento mis procesos hoy por hoy puede que encuentre nuevas maneras de venta que no consideré en su momento como son la atención a domicilio, venta online, publicidad en medios locales, regalar fruta en una zona comercial como reclamo, venta a restaurantes de la zona, etc… no es bueno limitarnos a lo de siempre, hay que explorar nuevas posibilidades.

Lateral Thinking

Respecto a las limitaciones, el pensamiento lateral (teoría de Edwar de Bono) considera que la existencia de patrones o soluciones habituales son un impedimento para el pensamiento creativo. Es decir, si entramos en una habitación donde todas las sillas están ocupadas en principio no podríamos sentarnos.

No obstante podemos hacerlo en la mesa aunque el patrón natural nos lleve a descartarla por no ser su función habitual. El método trata de desviar nuestro pensamiento habitual mediante provocaciones del pensamiento y la introducción de elementos ilógicos en el proceso imaginativo.

La intención es sacarnos del camino natural para resolver un problema mediante impedimentos y/o exageración de la problemática para producir el pensamiento creativo. Esto se une al problema principal de manera indirecta gracias a un control respecto al método que evite que nos alejemos del mismo y logre que las soluciones sean de utilidad.

 

Innovar (I)

Estándar

Los problemas son constantes inevitables pero lo que nos convierte en buenos profesionales son las soluciones. En ocasiones resulta complicado dar con la forma más correcta para solventar un asunto y tenemos que ser creativos. En ese momento se descubre la capacidad de una empresa.

Hablo de empresa y no solo de empresario porque en muchas ocasiones las soluciones creativas parten del conocimiento grupal y de la colaboración. No obstante, existen algunas técnicas que tratan de fomentar el descubrimiento creativo e innovador que nos llevan más allá del interior de nuestra organización.

Comenzamos hablando brevemente del “Kwnowlege Brokering” y el “Design Thinking”, dos interesantes métodos que pueden ayudarnos a la confección de soluciones creativas superando nuestros posibles bloqueos mentales.

Knowledge Brokering

Cuando tenemos un problema es bastante probable que no seamos los primeros en sufrirlo y una buena manera de solventarlo es fijándonos en cómo lo han hecho los demás. No parece muy creativo, pero es que el Knowledge Brokering no se basa exactamente en esto sino en buscar enáreas profesionales diferentes a la nuestra. Recordemos que la creatividad no solo es un proceso de construcción sino que también se basa en la transformación y la adaptación.

Para entenderlo lo mejor es un ejemplo. Si estamos creando un producto informático portátil cuyo mayor problema radica en el peso y la resistencia de la carcasa podemos buscar la manera en que se ha afrontado el problema en otras áreas como la aeronáutica o la industria espacial. De este modo podemos encontrar un material utilizado por la NASA (por ejemplo) que cumple con las condiciones adecuadas para nuestro producto.

El principal problema del método es que la prospección de los datos puede no ser sencilla y lacolaboración ajena no está siempre abierta a nuestras pesquisas. Aún así, dicho conocimiento puede estar mucho más cerca de lo que pensamos gracias a internet o nuestra red de trabajadores yconocidos.

Esta forma de buscar soluciones se ha unido con las nuevas tecnologías gracias al “Crowdsourcing” que se adapta perfectamente a lo que suele llamarse “innovación abierta”. Existen algunos portales de brokering destinados al intercambio de ideas innovadoras donde se pueden plantear problemas concretos para intercambiar las posibles soluciones.

Involucrar en los problemas a personal ajeno al departamento o a la empresa afectada puede ayudar bastante a encontrar soluciones innovadoras. Algunos portales de brokering que intentan facilitar esta labor, son:

Design Thinking

El diseño puede ser un problema en si mismo pero también una solución. Si tenemos en mente un problema o necesidad del mercado también podemos comenzar a pensar en un diseño a partir del cual se desarrolle una tecnología o una solución.

Esto comienza con una importante fase de observación del problema y de bocetado rápido que podría definirse como “brainstorming gráfico” tras el cual se seleccionaría el proyecto más viable.

Cuando contamos con un equipo de personas destinadas a la creación de diseños que den soluciones eficientes se pueden descubrir auténticas joyas que luego pasarían por el público objetivo para ser pulidas y adaptadas completamente a sus necesidades. Un ejemplo puede ser la tan conocida fregona. Antes de que existiera las personas se tenían que inclinar para limpiar el suelo.

Con ese problema en mente la solución era tan sencilla como innovadora: agregar un palo a un extremo del paño. No creo que se realizara un Design Thinking tal y como lo conocemos pero comoejemplo simplificado puede valernos.

Comenzar por el diseño puede aplicarse por ejemplo al diseño de una interfaz gráfica antes de crear una aplicación informática. Es decir, pensar en la usabilidad que necesita el cliente y luego adaptar las soluciones habituales a ese entorno. Otra forma similar de desarrollo es el Visual Thinking, más encaminado a aclarar nuestras ideas mediante el desarrollo de dibujos o diagramas que nos aproximan a las funciones creativas de nuestro cerebro.

El diseño expresado mediante prototipos y bocetos conceptuales puede ser el comienzo de una solución creativa cuando se une a las necesidades del mercado y se desarrolla de manera efectiva.

 

Saber hacer lo que se sabe.

Estándar

Hace años se hizo famoso creo recordar un spot publicitario que en una frase decía algo así como que “la potencia sin control no sirve de nada”. Yo adaptándolo libremente al objetivo de este artículo digo que la información sin filtro no sirve de nada y que el conocimiento sin gestión es puro desperdicio.

Me explico, vivimos en la era en la que disponemos de mayor información que nunca antes en la historia, vivimos en una época donde somos bombardeados constantemente con información relevante y que puede influir e influye en el devenir de nuestras empresas y carreras profesionales, pero a su vez también estamos en la era en la que mayor información relevante se mezcla con información no relevante. O bien aún y cuando siendo esa información resulte relevante su exceso o falta de filtro la convierte en inútil o incluso en contraproducente.

Lo mismo sucede con esto de la “era del conocimiento”, es cierto, se acabo la era industrial, incluso me atrevo a decir que la era tecnológica, hoy a mi entender nos encontramos en la era de la creatividad, del conocimiento, de lo intangible, ¡pero debemos saber aplicarlo!

Por eso me atrevo a decir que hoy es importante generar información, es importante generar conocimiento, es importante, sí, pero más importante y más clave es saber aplicarlo, gestionarlo, adaptarlo. La información fluye, el conocimiento se empapa en las organizaciones, ¿pero quién saca de ello el máximo rendimiento?, ¿quién aprovecha todo el potencial, todo el caudal positivo de ello? ¡El que lo aplica!