Generar ambiente: el aroma y la músic

Estándar

La importancia de la distinción en todos los detalles para satisfacer al cliente, empleado y para generar una experiencia positiva de la visita a nuestras oficinas, mi fiel y queridos compañeros aportaron algun que otro comentario diario una lista de temas que él consideraba interesantes de tratar.
Hoy hablaremos de la importancia del aroma y de la música ambiental para mejorar la experiencia de nuestros empleados como clientes si los hubiese en la empresa.
Bien, la importancia del aroma de nuestras dependencias y de la música ambiental que pongamos no tan solo es útil para nuestros clientes, en general es útil para cualquier visita que recibamos o incluso para el propio bienestar interno de nuestros empleados y de toda persona que entre en contacto con nuestras oficinas. Y además no solo es básico en las oficinas, es básico y valido para cualquier tipo de empresa o negocio, bien sea un comercio, un bar, o una fabrica, y es que las percepciones y el bienestar no entienden de modelos empresariales, aunque si de requisitos particulares.
Como norma general siempre será mejor no apostar ni por sonidos o aromas extremos. Así en las melodías tranquilas y los aromas suaves se encontrará el punto justo, de esta forma correremos menos riesgos de generar rechazo en una parte de quien nos visite. Ahora bien, por supuesto dependerá mucho del tipo de clientela o personal que tengamos, y en particular de la imagen que queramos dar, pues por ejemplo si tenemos una tienda de ropa juvenil habitualmente poco apropiado será poner opera o jazz de telón de fondo, al contrario, un ambiente desenfadado y música marchosa será lo indicado, y en lugares dirigidos a otro tipo de públicos viceversa.
Un último apunte al respecto, y casi una suplica especialmente a los bares, restaurantes o lugares donde parece que solo un determinado estilo de música es posible, el volumen es elevadísimo o los aromas son de un perfil demasiado extremo. Señores y señoras, si quiero aromas fuertes me voy al zoológico, cuando quiero escuchar música a todo volumen me encierro en mi coche, pero no tomando un café, y lo más importante, en la variedad está el gusto y hoy la tecnología lo pone fácil, así que se puede cambiar de música incluso sin tener grandes molestias (se pueden programar listas de reproducción, etc), y es que ni a todos nos gusta el flamenco o la música house por poner unos ejemplos, y aunque nos guste un tipo determinado de música no nos gusta escucharla X horas seguidas.

Música como motivador

Estándar

No podría vivir sin música lo reconozco, no podría vivir casi permanentemente sin una melodía, sin una de mis canciones favoritas, sin un sonido. Y tampoco podría vivir sin música en mi vida profesional, ¡y qué la motivación se consigue a ritmo de nuestras melodías favoritas!
No hay recomendación mejor que pueda hacer para inspirarnos, para motivarnos, para concentrarnos en nuestro trabajo, que la recomendación de escuchar nuestra música favorita. De escuchar ese sonido que nos transporta en el momento que necesitamos desconectar, de escuchar aquella canción que nos estimula y nos pone fieros cuando tenemos que ir a cerrar una negociación, discutir o tratar un tema importante que requiera de nuestra actitud aguerrida. En definitiva, de escuchar cada canción, cada melodía para cada necesidad profesional.

Sólo de uno y cada uno de nosotros depende decidir que música utilizamos en nuestro día a día profesional, sólo de nosotros depende decidir que canciones nos benefician y que canciones pueden sernos perjudiciales de escuchar en un momento determinado.
Yo personalmente lo tengo muy claro, cuando necesito tranquilidad, pausa o simplemente dejar fluir: jazz, pop, música romántica y/o tranquila. Pero algo me está pasando, lo reconozco, últimamente cuando necesito “marcha”, cuando necesito rendir al máximo ya no me estimula la música de antes, ya no me estimulan los sonidos tranquilos. Ahora escucho sonidos que ni yo imaginaba que me estimularían, estilos que son contrarios en muchas ocasiones a mí estilo de vida, pero que sin duda me ponen completamente “a cien” en mi actividad profesional. ¿Y si cada uno de nosotros encontramos nuestro catálogo?, ¿y si nos atrevemos con cosas diferentes?

Técnica antiestrés para empleados

Estándar


Hoy es un día para relajarnos, para disfrutar del comienzo de las vacaciones, y tomarnos un respiro y porqué no, para arrancar alguna sonrisa que otra. Y para ello, os dejo con este vídeo, que es una buena técnica antiestrés para empleados.
Es obvio que muchos de los subordinados se sentirían mucho mejor después de darle una hostia al jefe, indudable y quizá hasta recíproco en ocasiones y como técnica para mejorar la productividad y levantar la moral de la tropa es indiscutible.
Y por ello, para cumplir ese objetivo, podemos guardar este vídeo en los favoritos y mostrarselo a los empleados en aquellos días que no funcionan y realmente piensan que lo mejor que podría pasarles es darnos una buena hostia. Eso sí, sobre la segunda parte y darle mucho amor a los empleados, ya lo dejamos para otra ocasión. Geniales los chicos de ETB desde luego

Resistir la presión.

Estándar

Horas y horas de despacho, horas y horas de viajes, horas y horas de reuniones, horas y horas de aguantar a todo tipo de personas, horas y horas de aguantar la presión, horas y horas de querer decir basta, ¡qué no nos pueda la presión!
Resistir en un entorno profesional altamente competitivo, con una exigencia a veces muy elevada y con momentos del día o con negociaciones de una alta responsabilidad y de trascendentes resultados, puede resultar tarea ardua hasta para el más resistente de los mortales, y para el más equilibrado de los profesionales. Una tarea ardua, sí, pero imprescindible si queremos triunfar o hacer las cosas bien, lo de triunfar no deja de ser una recompensa a tus esfuerzos y lo de hacer las cosas bien sobre si eres fiel a tus principios.
Ya se dice desde hace muchos años que el mundo no está hecho para los débiles y que una muestra de debilidad nos puede hundir en la más absoluta de las miserias profesionales. Y es que yo sin duda, eso que hoy está tan en boga por parte de algunos de decir que lo profesional es emocional, y que lo emocional debe tener su espacio en lo profesional no me lo creo. No me lo creo, pues creo que para triunfar hemos de ser fuertes y resistir los ataques, de no ser así, a nosotros buenos seres emocionales se nos comerá el tiburón no emocional y nos dejará secos. Eso sí, con nuestra emoción profesional intacta. Mi experiencia me dice que muchas veces tenemos que Jefes que no son mandos y son verdaderos mercenarios que metiendo presión obtienen mejor resultados.
¿Eso quiere decir que hemos de ser máquinas? Sí y no. Hemos de ser lo que ha dicho en muchas ocasiones: actores o muñecos. Hemos de ser actores e interpretar un papel, implacable, seguro y convincente. Un papel que nos permita sobrevivir y a poder ser vivir muy bien en el ecosistema profesional. En todo caso, en nuestro ecosistema personal será otra cosa, ahí es donde podemos ser ese encanto que todos decimos ser.
Un día un Director General en una cena le he dado las gracias por lo del teletrabajo y la respuesta del fue la siguiente: he aceptado el teletrabajo para los trabajadores por que veo que lo piden y veo a mi alrededor falta de emociones, familiar rotas………pero sabes que te digo que noto que de esta manera falta Presión en el trabajo y sin presión nos se produce deberia haber un equilibrio, a mi entender seria entre el 45 y 50% para producir y motivar. Pasaron los años y tengo que reconocer que en el ecosistema profesional efectivamente hace falta algo de presión, para producir, para motivarnos, …..