El coeficiente de optimismo de Emilio Duró: “lo peor que hay es un tonto motivado”

Estándar

Como este de vacaciones forzadas por un pequeño accidente me dedico a brujulear por internet, y acabo de ver la conferencia completa que dió Emilio Duró en A Coruña sobre El Coeficiente de Optimismo. Los dos vídeos duran más de hora y media y os puedo asegurar que son brillantes y merecen la pena. La ponencia está llena de optimismo, realidad, motivación y limitaciones de cada uno y yo personalmente me quedo con las siguientes ideas.

Los tontos son malos pero hay algo peor, un tonto motivado. Este razonamiento es impecable y va en contra de todas las bases de management que existen. Las limitaciones de cada uno de nosotros son evidentes. Si nosotros somos los últimos de la clase durante 4 años, quizá el problema seamos nosotros y no la profesora o el sistema.

En esta línea, debemos tener claro que invertir motivación en una persona que no la aprovecha, que es consciente del alcance real de sus acciones o incluso que ni siquiera sabe realizar su trabajo, es realmente peligroso. Esta línea conduce directamente a la exclusión de determinados perfiles de la empresa. Por ejemplo, a mí me pueden motivar mucho para un determinado trabajo pero si me faltan conocimientos y capacidades, seré un peligro andante.

“La gente me pregunta, ¿me echarán?, ¡sí!, la duda es cuándo” o incluso “¿Mi empresa quebrará? Seguro, pero no sebemos cuándo”. El concepto estático que tenemos de la vida, de la rutina y la monotonía, la seguridad en el trabajo no existe, lo miremos como lo miremos. En principio, cualquier relación o proyecto puede ser indefinido pero antes o después, las estructuras cambian, se pierden evoluciones o nos hemos quedado desfasados perdiendo el trabajo, la empresa o simplemente vamos un paso por delante y nosotros mismos cambiamos el chip.

Esta consciencia no la tenemos, básicamente porque dentro de la importancia que tiene el trabajo para nuestro sustento, dudamos de nuestra capacidad para repetir una y otra vez la búsqueda de un trabajo con éxito o la mejora de nuestra propia situación económica.

La verdad es que los dos vídeos que acompañan al post no tienen desperdicio y os recomiendo que busquéis hueco para ver ambos, se toman muchas ideas y se adquiere una óptica de la vida muy distinta a la que podemos tener actualmente.