8 ideas para motivar en tiempos de crisis

El dinero nunca sobra y menos en estos momentos, eso lo sabemos todos, pero entonces ¿hay más formas de mantener motivada a la plantilla? Un profesional responde principalmente a factores económicos que además podemos repercutir de manera indirecta siempre y cuando se perciban como beneficio, pero no son los únicos que podemos utilizar.
Este conflicto forma parte de una gestión moderna de RRHH y son muchos los profesionales que tienen que buscar alternativas para mantener una buena motivación entre los trabajadores sin realizar grandes inversiones. Sabiendo que el factor psicológico es algo vital para poder competir en condiciones os dejo algunas ideas al respecto.

  1. Fomentar la flexibilidad horaria (cambio en su gestión que no tiene por qué significar una disminución de las horas trabajadas) y mejorar la conciliación entre vida profesional y personal. A muchos les parecerá una locura aumentar la flexibilidad horaria en estos momentos pero la función motivacional es evidente.

Por ejemplo, nuestros empleados podrían preferir hacer una jornada intensiva con una hora para comer saliendo del trabajo a las 6 de la tarde antes que hacer jornada partida y salir a las 8. En este caso deberíamos prever la necesidad de habilitar espacios para la comida, microondas, etc.
Por otro lado la conciliación y la flexibilidad horaria son inversiones (hay que olvidar el concepto “gasto” a este respecto) que regresa en forma de eficiencia y compromiso. Por supuesto esta medida requiere un coste (mejor digamos “inversión”) difícil de cuantificar y se tiene que estudiar cada empresa y sector para determinar las formas en las que se podría realizar.

  1. Implantar sistemas formativos: la formación aumenta la motivación si se ajustan los temarios y se aplican de forma correcta, sin estrangular al empleado. Generalmente aumenta la autoestima y la motivación además de mejorar las posibilidades de evolución en la empresa.
  2. Buscar acuerdos con entidades colaboradoras para conseguir beneficios de bajo impacto económico para la empresa tales como descuentos en gimnasios, comidas, guarderías, seguros, etc…
  3. Los premios por objetivos normalmente son económicos pero el empleado también podría valorar una retribución en tiempo libre, días de vacaciones o de libre disposición durante el año (con normas, evidentemente)
  4. Aumentar la variedad en las tareas habituales del trabajador. Esto puede apoyarse en la formación antes nombrada pues permitiría desarrollar nuevas habilidades que por otro lado serían de utilidad a la empresa. Un trabajo rutinario resulta desmotivador, por lo que la variedad se presenta como una alternativa positiva. Saber delegar puede ayudar bastante.
  5. Creación de carreras profesionales. No es la primera vez que lo nombro en mis artículos pero quiero insistir en su valor motivador al permitir que los empleados observen su evolución y se planteen objetivos. No hay nada más desmotivador que una vida sin objetivos.
  6. Mejorar la comunicación interna favorece la integración del empleado y permite el feedback que fortalece el sentimiento de permanencia. Resulta tan motivador como útil para ambas partes siempre y cuando se realice con honestidad y no como muro de las lamentaciones.
  1. La realización de dinámicas que mejoren el ambiente laboral tales como jornadas de distención fuera de la empresa o cualquiera que aumente las fuerzas de cohesión de los grupos de trabajo. Permitir que los empleados sean impulsores de las alternativas es positivo pues normalmente aumenta su eficacia.

Estoy seguro de que me dejo bastantes ideas en el tintero pero igualmente confío en que si es así ustedes me ayudaréis a completar la lista. Lo importante es abrir la mente para descubrir que la motivación (y por tanto la desmotivación) va más allá del dinero y que existen múltiples vías que quizás por la crisis actual muchos empiezan a explorar.

Música como motivador

No podría vivir sin música lo reconozco, no podría vivir casi permanentemente sin una melodía, sin una de mis canciones favoritas, sin un sonido. Y tampoco podría vivir sin música en mi vida profesional, ¡y qué la motivación se consigue a ritmo de nuestras melodías favoritas!
No hay recomendación mejor que pueda hacer para inspirarnos, para motivarnos, para concentrarnos en nuestro trabajo, que la recomendación de escuchar nuestra música favorita. De escuchar ese sonido que nos transporta en el momento que necesitamos desconectar, de escuchar aquella canción que nos estimula y nos pone fieros cuando tenemos que ir a cerrar una negociación, discutir o tratar un tema importante que requiera de nuestra actitud aguerrida. En definitiva, de escuchar cada canción, cada melodía para cada necesidad profesional.

Sólo de uno y cada uno de nosotros depende decidir que música utilizamos en nuestro día a día profesional, sólo de nosotros depende decidir que canciones nos benefician y que canciones pueden sernos perjudiciales de escuchar en un momento determinado.
Yo personalmente lo tengo muy claro, cuando necesito tranquilidad, pausa o simplemente dejar fluir: jazz, pop, música romántica y/o tranquila. Pero algo me está pasando, lo reconozco, últimamente cuando necesito “marcha”, cuando necesito rendir al máximo ya no me estimula la música de antes, ya no me estimulan los sonidos tranquilos. Ahora escucho sonidos que ni yo imaginaba que me estimularían, estilos que son contrarios en muchas ocasiones a mí estilo de vida, pero que sin duda me ponen completamente “a cien” en mi actividad profesional. ¿Y si cada uno de nosotros encontramos nuestro catálogo?, ¿y si nos atrevemos con cosas diferentes?

Pelicula: “Validatión”

Recientemente he tenido una reunión de trabajo con mis directores y uno de ellos nos ha puesto un video donde nos mostraba como debiamos de ser en el trabajo, no es nada nuevo de lo que ya vemos en este blog sobre las aptitudes y como debemos ser en el trabajo, la sonrisa el crear un ambiente distendido y lo que a mi más me gusta la aptitud positiva, ello nos puede llevar a la felicidad en todos los aspecto y eso es salud.

Os dejo con las dos partes del video.

Y ahora veamos la segunda parte, como podéis ver no nos podemos dejar contagiar por el mal humor.

Espero que os haya gustado yo se lo voy a poner a mi hijo para que vea la mala leche a donde puede llegar….

Video: El espíritu del delfín.

El delfín representa energía y animación dentro de sus acciones cotidianas y luego celebra a través del juego. Son animales altamente equilibrados. Las lecciones para nuestro lugar de trabajo que identificamos en este video le ayudarán a inyectar espíritu en su trabajo, la clase de espíritu que automáticamente genera diversión…y mayor productividad.

Espiritu… es una palabra que convoca muchas imágenes… pensemos que es el principio emocional fundamental que determina nuestro carácter. Con este punto de vista es posible comprender “El espíritu del delfín” como la descripción de un animal lleno de gracia y placer que justamente representa un espíritu que nosotros, humanos, podemos desarrollar y mantener, tanto en la oficina como en casa.

Los participantes asimilarán las claves del espíritu del delfín y serán alentados a aplicarlos en su propia vida. Los cinco elementos clave son:
Aprender y guiar en forma constante
Estimular el equipo
Aprovecha rla diversidad
Enfocar el futuro
Buscar placer en la tarea

Con magnificas tomas realizados por los mejores documentalistas del mundo, gráficos de buen diseño y una banda sonora excelente compuesta por Bruce Lynch, comparta “el espíritu del delfín” con su equipo. Saldrán todos enriquecidos por la hermosa energía de este grandioso animal

Objetivos:

· Alentar el trabajo en equipo.
· Aplicar técnicas de mentorazgo y aprendizaje continuo para mejorar destrezas.
·
 Poder trabajar con gente que “no es como nosotros”.
·
 Habilitar a los gerentes para enfocar las futuras necesidades y que echarle la culpa al presente no es el camino indicado.
· Comprender que el placer y la alegría son elementos fundamentales para nuestra vida y cómo los delfines los integran en su rutina cotidiana

Técnica de automotivación: Nessun Dorma


En uno de esos seminarios de coaching, entrenamiento personal o de prepararación para afrontar dificultades, me han comentado la siguiente técnica automotivadora, que genera una vía para la reflexión importante y que provoca en muchos casos que se nos enciendan las bombillas.
Automotivarnos escuchando ópera. No es el estilo ni favorito ni mayoritario de los presentes (imagino y no creo que me equivoque). Aunque automotivar con música no es ninguna novedad del siglo XXI, pero utilizar la ópera para ello yo al menos no lo había visto todavía. Veamos el tema en cuestión:
El ejercicio propuesto es muy fácil y se realiza con un fragmento dde la ópera de Puccini Tourandot. El fragmento en cuestión; Nessun Dorma. El tema en sí es muy conocido por todos, seguro que lo habeis oido infinidad de veces, y probablemente el vídeo que incluyo y que se utiliza en el proceso también.
Los requisitos previos son encontrarse saturado por los problemas, no encontrar una solución viable a todo el maremagnum que nos rodea y tener la moral por los suelos ¿os habeis sentido alguna vez así? Quien diga no, que abandone la sala por favor porque no es emprendedor, ni empresario ni autónomo. (Es broma, todo el mundo es bienvenido)
Para llevarla a cabo, dado que doy por hecho que nuestro inglés e italiano es cuanto menos deficitario, coloco el vídeo traducido. La forma de usar, cuando os encontreis en situación complicada, colocad los altavoces, el tema en cuestión de fondo y dejad la mente en blanco dfespués de empapararos de la letra del tema. En los seminarios de coacht dicen que la idea que solucionará nuestros problemas llegará sola.
Aquí estamos nosotros para comprobarlo. Espero vuestras impresiones al respecto. Consejo: Una vez conocida la letra, os recomiendo que busqueis alguna versión de Pavarotti de este tema y la reproduzcais con un buen equipo de sonido.

Motivación: Entrevista a Helena Lopez-Casares

Ya hace ahora un par de años en un curso no vino a dar una sesión de formación de motivación Helena López que trabaja en Cope me he quedado con la forma de comunicar por eso os hago llegar esta entrevista.

La periodista, presentadora y formadora Helena López-Casares es entrevistada por Elisa Carreras para IM, y habla desde los estudios de la emisora Gestiona Radio sobre lo que para ella significa la motivación.

Motivación dentro de la organización.

Todo esfuerzo humano se realiza con la expectativa de obtener un cierto éxito. Esta expectativa es la percepción que tiene el individuo de la dificultad que supone dicho esfuerzo y de la probabilidad de alcanzar el objetivo propuesto. La expectativa es el nexo de unión entre el esfuerzo y en rendimiento y es lo que motiva al individuo.
El sujeto confía en que alcanzar el objetivo suponga determinadas consecuencias positivas para él. Esas consecuencias pueden ser externas (materiales, reconocimiento social, etc.) o internas (autoestima, aprendizaje, experiencia, …). Las consecuencias suponen para el individuo un atractivo cuyo valor es diferente en función de la personalidad del mismo, puede haber personas que valoren más los beneficios económicos, otros el poder o la satisfacción personal.

La motivación de una persona para realizar determinadas acciones o tareas es mayor cuanto mayor sea el producto de sus expectativas y siempre teniendo en cuenta que, ante esa situación, la persona se planteará si será capaz de lograrlo, qué conseguirá si lo logra y si merece la pena el esfuerzo y la recompensa. Además, la relación entre esfuerzo y recompensa depende de otros dos factores, la habilidad de la persona para realizar la tarea y las obligaciones del puesto que ocupa dentro de la organización y las responsabilidades del mismo.
El atractivo de las consecuencias también depende de lo que el individuo considera justo, el grado de motivación será mayor en tanto la relación esfuerzo recompensa sea más equitativo.
A la hora de buscar la mayor implicación y la motivación de las personas dentro de la organización, es esencial definir las tareas de cada uno de los miembros y los inventivos que alcanzar los objetivos reportará a cada uno, siempre teniendo en cuenta las expectativas de cada uno de ellos y sus prioridades.
Para ello se hace necesario un buen análisis de puestos y de las condiciones que se requieren en cada uno de ellos y cuadrarlos con las aptitudes y características personales de los miembros de la organización.