Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Estándar

En el blog y en distintos apartados me voy a referir a este maravilloso libro que incluso he regalado a los amigos pues a mi personalmente me ha cambiado parte de mi vida.

En el trabajo, en la vida familiar y en la vida personal tiene que haber un equilibrio pues en este libro ayuda afrontar los retos del equilibrio con 7 habitos que luego seran 8 pues ya hay un octavo.

Luego iremos hablando en cada uno de ellos pero hoy vamos hablar de:

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen R Covey es un clásico de la autoayuda y de los libros de negocios. Se publicó la primera edición en 1989, cuando la gente estaba un poco harta de la cultura yuppie de los años 80 cuando el profesional agresivo competía por quien tenía la tarjeta de visita más bonita (como en la película American Psycho).

Además Covey apuntaba a un target de personas muy común. Aquellos a los que a pesar de trabajar duro sentían que no hacían lo suficiente y su jefe los minusvaloraba, a pesar de querer a sus hijos y sacrificarse por ellos estos les ignoraban o les odiaban, a pesar de hacer lo posible por estar con su mujer (había más amas de casa) conseguían que ella se sintiera ignorada, etc. Es decir, esas veces que parece que lo hemos hecho todo y a pesar de ello nada funciona.

En ese ámbito llega Covey y propone 7 hábitos que se basan en escuchar a la gente y comprenderla, en nuestras creencias. Covey afirma que sus hábitos están basados en valores, no en rutinas. Intenta ir un paso más allá de donde llegan otros, no quedándose únicamente en dar técnicas de gestión del tiempo.

Cuando uno lee a Covey es cuando le da la sensación de que ya sabemos a quien copian la mayor parte de los libros de autoayuda. Se trata de un enfoque que da la sensación que ha sido imitado hasta la saciedad. No obstante, me gustaría saber más sobre de dónde vienen los famosos siete hábitos de Covey. En ocasiones da la sensación de que hay demasiada paja, aunque no voy a discutir el mensaje puesto que tendría que haber estado unos cuantos meses lo de ser “latamente efectivo” según Covey.

Según Covey los siete hábitos son:

1. Ser proactivo
2. Tener un fin en mente
3. Lo primero es lo primero
4. Pensar en ganar/ganar
5. Comprender antes de ser comprendido
6. Sinergizar
7. Afilar la sierra

Básicamente según Covey los tres primeros hábitos nos ayudan a tener una victoria privada que nos conducen a los tres siguientes, la Vitoria pública. El séptimo es básicamente mejorar lo demás o evitar que se deteriore. También existe un libro llamado “El octavo hábito”, pero ese ya no lo he leído.

Por último un aviso, a algunos lectores ateos (que sé que tenemos unos cuantos) no creo que les guste demasiado la importancia que Covey le da a la espiritualidad y a la religión mientras que a otros tal vez les parezca muy acertado y tal vez eso les impulse a comprarlo. De todo hay en este mundo.

Seguimos esperando por la conciliación

Estándar

En estas páginas hemos hablado mucho de la necesidad de mejorar la conciliación entre el trabajo y la vida familiar y seguimos viendo que es un camino largo y con muchos obstáculos. No sólo eso, a pesar de que se habla del tema en teoría, la conciliación ni sale en las negociaciones que se mantienen entre los participantes en la supuesta reforma laboral; los empresarios, los sindicatos y el gobierno. Parece que cada uno de estos tienen sus objetivos muy limitados; los primeros, poder reducir plantilla de forma barata y reducir sueldos, los segundos, justo lo contrario y, el tercero, que los otros lleguen a un acuerdo, el que sea.
Teniendo en cuenta la importancia de este tema, y tal como os he comentado en el libro de los 7 hábitos pues también os recomiendo otro muy importante libro titulado “Diez años de conciliación en España (1999-2009)”, de la profesora Nuria Chinchilla y de la investigadora Consuelo León, de la escuela de negocios, IESE, hablando de este tema y concluyendo que, después de más de diez años de hablar del tema, todavía demasiadas empresas no lo tienen ni dentro de sus prioridades.

Las buenas prácticas empresariales de la conciliación, que se deben ver un un buen programa de conciliación, que nos dan y que explican brevemente en el artículo vinculado, son los siguientes:

  1. Flexibilidad en la jornada laboral.
  2. Flexibilidad en la carrera profesional.
  3. Flexibilidad espacial.
  4. Servicios de apoyo al empleado.
  5. Políticas de asesoramiento y apoyo profesional.

Además, las empresas que son sensibles a estos temas, ofrecen elementos más amplios que los directamente vinculados a los empleados, incluyendo los siguientes:

  1. Seguros de vida.
  2. Planes de retiro.
  3. Seguros de accidente.
  4. Planes de comida subsidiada.
  5. Seguros de salud.

Parte de los problemas que mencionan es que la falta de conciliación causa una reducción importante de la natalidad, con España la más baja de Europa. Además, nos hablan de los presupuestos estatales dedicados a gastos sociales y nos dicen que, en España, suman el 0,4% del PIB, comparado con el promedio europeo del 2,2%.
Queda mucho por hacer y casi ni han empezado.