De vuelta al cole o a la tarea.

Primero agradecer los comentarios durante este tiempo para animarme a seguir publicando y pedir disculpas por este silencio 2.0, las causar son las habituales vacaciones y trabajo.

Lo dicho con la vuelta al cole comienza la organización de las tareas de los escolares (mis hijos), organización y planificación de tareas familiares, de las tareas en el trabajo pues también aunque digamos lo contrario también hay que adaptarse al nuevo curso, nuevos objetivos, nuevos retos…………….y nuevos hábitos.

Para ello ya habéis visto que he cambiado la imagen, me he marcado nuevos retos familiares, nuevos objetivos, en resumen estoy afilando la sierra.

        Cuando hace poco más de una año escribi la primera entrada en este blog lo hice con la idea de organizar mis propias notas de lectura sobre productividad personal: si leía sobre el tema había entradas en el blog, y si no lo hacía, pues el blog no se actualizaría. En todo este tiempo he ido aprendiendo y madurando de técnicas de productividad en mi trabajo, de mi entorno y es aquí donde  escribí sobre mi propia experiencia productiva, y la mayor parte de los posts se refieren a consejos o reflexiones de otras personas y a los míos propios aunque que hay que hacer como lo peluqueros “aprender en la cabeza de los otros pues es mejor”,  lo aquí escrito es recogido de notas, artículos, blog, libros, mucho más cualificados y reconocidos que yo. Tambien he creado mi blog como taller de productividad, habilidades, practicas de metodos y notas dicho blog es bandhu.

El título de esta entrada de hoy, bien podría ser el  mismo que hace unos años y se repite año tras año pues: me encuentro en una situación pre-productiva, como si no hubiera aprendido nada en todo este tiempo sobre gestión del trabajo personal, con stress constante, cansancio acumulado, falta de energía, sensación de que es imposible ponerse al día con todo lo pendiente, dudas sobre si estoy dedicando el tiempo a cosas realmente importantes… Para los lectores de Covey, diré que estoy atrapado por lo urgente y descuidando lo importante, es como si hubiese olvidado todo lo que algún día aprendí sobre la organización del tiempo y la gestión del trabajo personal. Como no quiero seguir así, he trazado un plan, que se resume en estos puntos:

– Establecer los niveles superiores de GTD ( este post de Jero Sánchez  me viene al pelo)

– Vaciar mis bandejas de entrada (física y electrónica)

– Organizar mi material de consulta

– Purgar la lista de próximas acciones, descartando aquellas que no tenga que llevar a cabo de forma ineludible, y centrándome en lo esencial

– Establecer claramente la dependencia de todas las acciones que queden con alguno de los niveles superiores de GTD

Diseñar un cuadro de vacaciones sin generar un conflicto

Aunque como veis en el blog os pongo teoría sobre la vida como Jefe y sobre todo historias y cosas basadas en las experiencias hoy os relato una que en realidad se la debo a uno de mis colaboradores, pues es una de las tareas que mayor incidencia tiene en el ‘buen ambiente’ entre los miembros del equipo, es la aprobación del cuadro de vacaciones por parte del jefe. El cuadro de vacaciones, es el resultado de la integración de las pretensiones vacacionales de cada uno de los miembros del equipo, una labor que compete al empresario, al jefe, capitán, …… porque es este el que desea cubrir sus ciclos de producción gestionando este derecho de sus empleados.
En contadas ocasiones los empleados se ponen de acuerdo a la primera, obligado al gestor a lograr un consenso entre sus pretensiones, y ahí la labor. Cuando todos nuestros empleados nos han enviado sus preferencias, y existen conflictos como un puente que varios desean, o una quincena determinada, tenemos que elegir a quién asignárselo y a quién no.
Dichas peticiones a partir de octubre las empezamos a recoger y tiene que estar cerrado el calendario el 15 de diciembre para los que ya piden a primeros tengan cubiertas sus responsabilidades.
Muchas empresas siguen la técnica de dar prioridad a los empleados más antiguos o a los que tienen hijos, pero aunque es una buena opción para limitar problemas al clarificar las reglas, no me parece la más equitativa, puesto que no todos los empleados tienen hijos, y no debemos discriminar a la plantilla en función de su antigüedad.
En mi opinión el diseño óptimo de un cuadro de vacaciones se alcanza con altas dotes de justicia y equidad, creando un histórico de las vacaciones disfrutadas por parte de cada uno de los miembros del equipo, de tal manera que si en un año determinado un empleado se ha llevado el gato al agua, al año siguiente se de prioridad a otro compañero menos agraciado en el año anterior. Adicionalmente, hay que dejar claro que en épocas en las que existan picos de trabajo no se pueden disfrutar de vacaciones, debiendo ser inflexibles en este sentido, si queremos aislar cualquier posibilidad de generar tensiones.
Tal como os he comentado es agua pasada pero de esta manera reflejo la experiencia un año más.

Cinco mitos sobre conciliación de la vida laboral y familiar

En 2011, cuando conceptos como flexibilidad laboral, jornadas reducidas, teletrabajo, etc. parecen estar tan teóricamente en boga, resulta curioso cómo muchos managers y dueños de pequeñas empresas siguen midiendo la productividad de sus empleados en función de las horas que permanecen sentados en su mesa. Y es más, en ocasiones no se trata del diseño de la empresa, sino de los propios empleados que cultivan un “presentismo” injustificado. En American Express Open Forum relacionan este hecho con existencia de unas barreras “psicológicas” en los puestos de trabajo que siguen de alguna forma separando a hombres y mujeres.
Para justificar su percepción, se basan en un estudio desarrollado
por la consultora WordlatWork en el que entre otras cosas, se evidencian lo que consideran que son “Mitos sobre hombres y mujeres en el espacio de trabajo”.
1. Los hombres están más enfocados hacia el trabajo que las mujeres
Uno de los estereotipos más antiguos y que desgraciadamente sigue teniendo vigencia en muchas empresas es que mientras que los hombres están más orientados hacia su trabajo, las mujeres cuidan mucho más de su vida personal y familiar.
Sin embargo el estudio demuestra que en este punto la diferencia entre ambos sexos es mínima. En este sentido, pusieron el ejemplo de países tan dispares como Alemania o India , donde las cifras demuestran que de hecho son las mujeres las más orientadas hacia el compromiso con su trabajo.
2. Las mujeres tienen más problemas para conciliar su vida laboral y familiar
Otro de los mitos clásicos a los que se enfrentan las empresas es que son las mujeres las que encuentran más dificultades a la hora de conciliar su vida familiar y laboral. Como consecuencia, la mayor parte de las medidas que se toman en este ámbito por parte de las empresas tienen a la mujer como protagonista.
Para los autores del estudio sin embargo, son los hombres los que encuentran más obstáculos y dificultades a la hora de intentar pasar más tiempo con su familia. Se llega al punto de que se ve “extraño” o “raro” en muchas empresas que un hombre quiera pasar más tiempo con sus hijos e incluso los permisos por paternidad son vistos con cierto recelo.
3. Los hombres tienen más preocupaciones financieras
No son precisamente pocos los que se sorprenden cuando escuchan esa frase de: “En mi casa, las cuentas las lleva mi mujer”. Y sin embargo, se trata de una realidad cada vez más asentada. Lo queramos o no, son las mujeres las que más sufren el conocido como “estrés financiero” y las que más se preocupan por que al final de cada mes, las cuenta domésticas cuadren.
En el mismo plano se evidencia que los empleados pasan cada vez más tiempo de su trabajo intentando resolver sus problemas económicos, consultando información financiera y buscando el mejor producto.
4. El trabajador ideal tiene pocas (o ninguna) cargas familiares
Cuando se les pregunta, la inmensa mayoría de los empresarios del mundo afirman estar comprometidos con la conciliación de la vida personal y familiar pero lo cierto es que el 40% de las empresas siguen estando convencidas que los trabajadores más comprometidos con su trabajo son aquellos que no tienen “cargas familiares”
Sin embargo el estudio demuestra que los trabajadores “sin familia” no son necesariamente los más productivos, e incluso llegan a decir que sencillamente el 70% de los mismos realmente no están comprometidos con la empresa.
5. Los empresarios se comprometen con los programas de conciliación
Como comentábamos en el punto anterior, muchos ejecutivos afirman sin ruborizarse, que están totalmente comprometidos con la conciliación de la vida familiar y laboral, pero esto sencillamente no es cierto.
A la mayoría les preocupa los “riesgos” que mentalmente asocian a estos beneficios para los trabajadores, llegando a pensar que estos programas les hacen perder dinero. De hecho, los hombres y mujeres que suelen acogerse a estos beneficios sociales suelen ver penalizada su progresión en la empresa, como si de una especie de peaje se tratara.

Cinco reglas para la gestión del talento en una empresa

La gestión del talento es uno de las labores más importantes de la gestión de una empresa. No se debe pensar que sólo con algo de inversión y con mucha exigencia, se va a sacar la productividad que se necesita para sobrevivir en la economía moderna.
Los empresarios deben saber que cómo gestionan a sus trabajadores tiene un papel decisivo en la consecución y superación de sus objetivos, y eso va para empresas pequeñas también, no sólo para las grandes. Las cinco reglas para la gestión del talento en una empresa que nos da la consultora, Towers Watson, y que explican en el artículo vinculado son las siguientes:

  1. Nunca hay suficiente dinero.
  2. Si no mide el impacto sobre el negocio, es una distracción.
  3. Deja a los números guiar las decisiones sobre el talento.
  4. Desarrollar habilidades adaptables.
  5. Simplifica la gestión de los rendimientos.

Lo que muchos entienden por gestión del talento es la administración de los horarios y el pago de los sueldos, como si fueran extensiones del departamento de pagos y contabilidad. Para saber cuál de estas es tu empresa sólo hay que pensar a quién llamas si no te han pagado tu sueldo, si llamas a personal, es que este departamento es más contabilidad y menos personal de lo que debería ser.
En algunos casos, empresas incluyen la trayectoria profesional de los trabajadores dentro de la empresa como parte de su gestión del talento. Sin embargo, lo que no se tiene en cuenta, y es muy importante, o debería serlo, es cómo se gestiona la forma de trabajar. La forma de trabajar quiere decir mucho más que las horas que trabajas, y es fundamental en la consecución de la conciliación del que muchos hablan y muy pocos entienden.
Estas formas adicionales de trabajar se relacionan con las horas que se debe trabajar, cómo se debe ejercer esas horas en un periodo mensual, donde se ejercen, cómo se pueden compartir, y la flexibilidad de decisión que tienen los trabajadores sobre todos estos temas.

Técnica de autocontrol: La reina de la noche


En el día a día de la empresa nuestras emociones, sentimientos y estado de ánimo cambia en función del propio desarrollo de nuestro trabajo. Además, cuando coincide que es un día de los que nos hemos levantado con el pie izquierdo, la Ley de Murphy es infalible y si el día ha comenzado mal, seguro que irá a peor.
Pues bien, antes de explotar, decir cosas que después nos tengamos que arrepentir y controlar nuestras propias emociones, nos vamos a tomar 4 minutos para llevar a cabo este ejercicio, que consiste en estar solos y colocarnos el vídeo que acompaña a esta entrada.
Los gestos malos provocan la ira de los que nos rodean, y la ira puede traer venganza con las peligrosas consecuencias que ello conlleva. No es bueno estallar y volcar todo nuestro enfado con los que nos rodean en la oficina o en nuestro trabajo diario.
Como vemos en La Flauta Mágica, la ira y el enfado anterior invocan un deseo de venganza que al final se llevará a cabo. Para evitar que nuestros propios demonios se vuelvan contra nosotros por un mal trato a un cliente, un proveedor, nuestros compañeros de trabajo y todos los que nos rodean, ya sabeis: volumen alto hasta que vuestro cerebro se empape de Mozart.
Después de estos cuatro minutos el cabreo habrá disminuido bastante en vuestro estado de ánimo, con lo que podremos pensar mejor todas nuestras palabras y acciones.

Lectura: “Quien se ha llevado mi queso”

*Información del libro en sí.
Título: ¿Quién se ha llevado mi queso?
Autor: Spencer Johnson, M.D.
Editorial: Empresa Activa.
Año de publicación: En 1998 por Spencer Johnson y en 2000 por Ediciones Urano S.A
Número de páginas: 106 páginas

*Biografía del autor.
Spencer Johnson
Doctor en Medicina y licenciado en Psicología. Por más de dos décadas, Spencer Johnson ha sido fuente de superación y cambio para millones de personas en todo el mundo.
La clave de su enorme éxito ha consistido en transmitir sabiduría por medio de relatos sencillos que hablan directamente al corazón y al alma.
Todas sus obras contiene enseñanzas que han ayudado a millones de lectores a vivir más felices y enfrentarse a los problemas con menos estres.
Algunos de sus libros son ya auténticos clásicos, como el famoso manual de dirección empresarial El ejecutivo al minuto, escrito en colaboración con Kenneth Blanchard.
Entre otros, ha publicado:
El presente.
Qui s’ha endut el meu formatge?: Per nens si o no: Guía práctica para tomar mejores decisiones.
El profesor al minuto.
Mi minuto esencial.


*Resumen del libro en sí.
El resumen del libro lo he querido hacer en dos partes para, así, poder entender mejor el contenido de la narración.
Desde mi puno de vista, el libro se divide en dos partes que se ven claramente.
-La narración.
-La reunión de los amigos.
De esta última, cabe destacar que, son un grupo de amigos que no se ven desde el instituto y comienzan a contar lo que les ha pasado en su vida profesional.
Uno de ellos cuenta la narración, que resumirés más adelante y, una vez terminada ésta, cada uno ecplica lo que hace pensar la historia y como, gracias a ella, pueden cambiar las cosas.

*Resumen de la narración.
Situación: Un laberinto con depósitos en los que puede haber queso.
Personajes: Dos ratones (Fisgón y Escurridizo) y dos liliputienses (Hem y Haw)
Resumen: 
Esta anrración trata de un laberinto, en el que viven dos ratones y dos liliputienses.
Para sobrevivir tiene que encontrar el queso que está por todo el laberinto.
Un día, llegan al depósito Q, que está repleto de queso y abusan de él hasta que un día se acaba.
respecto a este cambio, los ratones, astutos, vuelven a buscar queso por todo el laberinto, mientras que los liliputienses están a la espera de que aparezca queso nuevo, porque no aceptan el cambio. Con el tiempo, se van debilitando y aunque Hem no quiere irse, Haw lleva un tiempo pensando en cambiar y así lo hace. Sale en busca de un nuevo depósito repleto de queso.
A lo largo de toda la narración, Haw, va escribiendo frases que él ha pensado por todas las paredes del laberinto.
Mientras, los ratones ya han encontado otro depósito lleno que, con el tiempo también encuentra Haw.
Esta historia sirve para pensar como tratar la vida tanto profesional o laboral como social. Aunque en el laberinto (la vida) haya obstáculos, no hay que ser como Hem que espera que, la situación, se arregle por sí sola, sino que hay que adaptarse al cambio y buscar soluciones.

*Opinión Personal
Tras la lectura de este libro, me ha hecho pensar y recapacitar muchas cosas que, de normal, no habría hecho.
Nada más comenzar la lectura de la narración, me dí cuenta que las descripciones de los personajes expuestas al principio, son cada vez más coherentes.
Durante la lectura, pensé que, la mejor manera de entender el contenido, sería ponerme en situación y, llegué a la conclusión que, en un principio, sería como el liliputiense Hem que se niega a ver el cambio, pero, con el paso del tiempo, sería como el liliputiense Haw que aprendería a adaptarme al cambio.
Ante un cambio en una situación de la vida cotidiana, cada persona reacciona de una manera diferente.
Para poder entender mejor el contenido, decidí hacer el resumen por separado para, así, explicar mejor el contenido.
En conclusión, para mí el libro ha sido de gran ayuda ya que, tal y como dice su título (“Como adaptarnos a un mundo en constante cambio”), me ha hevho ver la vida desde otro punto de vista.