UN BUEN LÍDER SABE DECIR “NO”

Cada vez nos comprometemos a hacer más cosas: en el trabajo, con nuestros amigos y en nuestra familia. Parece un problema generalizado en nuestra cultura. Pero pregúntate: ¿Puedo cumplir todas las promesas que he hecho sin provocarme un grado de estés innecesario?

 

¿Por qué te cuesta decir “No”?

Probablemente en nuestra infancia alguien omitió deliberadamente enseñarnos a decir que no, sino ¿Por qué nos cuesta decir que no?

No saber decir que no supone entrar en un círculo vicioso del que resulta difícil escapar.

¿Alguna vez te has encontrado en una situación en la que aceptas hacer algo que en realidad no querías?

Hay muchas razones por las cuales te cuesta decir “no”. Por supuesto, depende de las situaciones, y de las personas. Hay situaciones en las que es prácticamente imposible decir “no”, como cuando tu responsable te “pide” algo en el trabajo por ejemplo.

Algunos de los motivos más comunes que te pueden dificultar decir “no” son los siguientes:

– Por evitar un conflicto. Si sabes que negarte va a generar una situación problemática para ti, generalmente tenderás a ceder. Sobre todo si esa problemática nos es significativa, como en el caso del jefe y la junta de trabajo.

– Por no hacer sentir mal al otro. Lo que es mejor conocido como culpa. Muchas veces, sin darte cuenta, te imaginas lo que el otro va a sentir si te niegas. Por supuesto que tu solo lo imaginas y no sabes cómo lo va a tomar en realidad la otra persona, pero te dejas guiar por aquello que imaginas que va a sentir, y si eso que imaginas no resulta agradable, prefieres no hacerle pasar por eso.

– Por miedo a no ser aceptado. Contrario a imaginarte lo que va a sentir la otra persona si te niegas, más bien te imaginas lo que va a pensar de ti. Esto es un miedo a ser rechazado, el cual en algunas personas es más marcado que en otras.

– Por sentir que no tienes derecho a negarte. Esto generalmente es un problema de autoestima, en donde dan por hecho que las necesidades del otro son más importantes que las tuyas, y cuando  te piden algo, inmediatamente dejas de lado lo tuyo para atenderle.

No olvides que si quieres ser un buen líder y conseguir tus objetivos, es muy importante saber decir “no” de forma asertiva, respetando los sentimientos y las opiniones de los demás.

Cómo decir “No”.

Para aprender a decir “no”, lo más importante es saber reconocer cuál es tu necesidad, deseo o interés. Una vez que lo identifiques, solamente tú podrás decidir si en ese momento tu necesidad es una prioridad para ti y nadie puede definir esto por ti.

1. Pregúntate si lo que te están pidiendo es algo que tu realmente quieres hacer. Piénsalo detenidamente, no te dejes llevar por el impulso de decir “si”. Observa si TU realmente deseas hacerlo o no, independientemente de los deseos o las expectativas del otro.

2. Toma tu tiempo antes de responder. No des una respuesta en ese momento, di algo como: “déjame pensarlo y te digo algo”, o “tengo que verificar si no tengo otros compromisos, pero te confirmo mañana”. Esto te va a ayudar mucho a observar con calma si lo que te están pidiendo es algo que tú quieres hacer o no.

3. Pregúntate si tienes el tiempo para hacerlo. Muchas veces no es que no queramos complacer al otro, simplemente no tenemos el tiempo. Evalúa tus prioridades y si decides que puedes dedicar algo de tu tiempo al otro sin afectar tus proyectos, adelante. De lo contrario, es mejor decir “no”.

4. Puedes buscar un punto medio. Tal vez no quieras hacer exactamente lo que te piden pero si estás dispuesto a buscar un acuerdo en el que ambas partes ceden un poco. Di “no”, pero propón otra alternativa. Puedes decir algo como: “mira, hoy no puedo ayudarte con eso pero si no te es muy urgente, mañana sí tendría una hora para ayudarte”.

5. Si vas a decir “no”, sé honesto y amable. Lo mejor es decirle al otro que no podemos porque tenemos otros pendientes, sin tener que entrar en detalles, y decírselo de la manera más amable y con seguridad, que al decir “no”, no te sientas mal por decirlo. Se trata de que puedas decir “no” con la seguridad de que es tu decisión y de que tienes todo el derecho de negarte. Recuerda que es señal de buena autoestima. Es mejor decir no con una sonrisa que con cara de culpa, ¿no crees?

6. Sopesa los pros y los contras
Hay situaciones en las que una respuesta negativa es, evidentemente, mal recibida. Antes de responder, analiza el tema: la experiencia tiene que guiarte en tu decisión.

7. Libérate del sentimiento de culpabilidad
Si merece la pena hacerse esta pregunta es porque su respuesta no es evidente. Estás en tu derecho de declinar lo que te piden.

8. Propón una solución
Si te cuesta verdaderamente decir no y no consigues quitarte el sentimiento de culpabilidad, propón una alternativa. Tu interlocutor apreciará seguro tu buena voluntad.

9. Prepárate
Entrénate en decir no. Prepara algunas fórmulas que puedas utilizar cuando no quieras acceder a la petición de tu interlocutor:

Ejemplo de cómo puedes decir que no, con asertividad:

«Por más que quisiera, sencillamente no puedo…»
«Me gustaría poder ayudarte, pero simplemente me es imposible.»
«Lo siento, pero me resulta imposible en este momento.»

«Eso no será posible. No, no creo que podamos. Lo siento.»
«Me encantaría poder ayudarte, pero me temo que tengo que rehusar tu propuesta. Lo siento mucho, pero no puedo.»
« Lo siento, pero te convendría mucho más buscar otra persona. »
«Me gustaría, pero en este momento no hay manera de que pueda hacerlo. »
«Me resulta imposible comprometerme. Si quieres, te puedo dar el nombre de… »

Repítelas en tu cabeza, así estarás preparado cuando llegue el momento. Una vez te encuentres en esa situación, no tengas miedo en reafirmarte repitiendo interiormente frases del tipo: “Tengo derecho a expresar mis opiniones”, “no voy a sacrificar mi bienestar para complacerle”, “no estoy a disposición de los demás”…

Recuerda: Lo más importante es que tu sepas qué es lo mejor para ti, qué va con tus planes y tus proyectos y qué no. Así es cómo vas a poder ser tú quien decida cuando decir “sí”, y cuando decir tranquilamente “no”.

Tienes el derecho asertivo a decir “no” y a no sentirte culpable por ello.

Que te parece si a partir de ahora pones esto en acción. Lo que te propongo es que esta semana si alguien te pide que te olvides de tus prioridades, valores el coste que esto tendrá en tu tiempo, tus proyectos e intereses personales y di que no a cualquier oferta o petición que no te interese.

Otra forma de practicar el “no” consiste en anotar todos los compromisos que vas acumulando en una lista. Llegará un momento en que la lista será tan larga que no tendrás más remedio que decir que no a las nuevas peticiones. Quizá no eres consciente de ello, pero en realidad estas diciendo “no” a muchas cosas a lo largo del día: si decides quedarte trabajando en la oficina hasta la noche, estás diciendo “no” a tu familia o a tu descanso. Detrás de cada elección hay una renuncia.

Lectura: CONVIERTA PROBLEMAS EN SOLUCIONES INTELIGENTES

CONVIERTA PROBLEMAS EN SOLUCIONES INTELIGENTES

  • •Se encuentra usted en un ejercicio que le ayudará en el desarrollo de esta competencia.

  • •Se trata de ejercicios de fácil realización.

TIPO DE ACCIÓN: Autodesarrollo. Libro

LIBRO: “Convierta Problemas en Soluciones Inteligentes

Esta obra muestra como plantear correctamente, ampliar las opciones posibles, resolver verdaderos problemas e implementar las soluciones apropiadas.

Ian Mitroff

Ed. Díaz de Santos. Pág. 200. ISBN 84-8088-444-4. Año 2000

Se trata de un libro de gran utilidad para directivos y para todos aquel que quiera potenciar sus habilidades directivas relacionadas con la resolución de problemas.

Recomendable.

ebook pulsa aqui.

Inglés: Ian I. Mitroff. Publisher: Gestion 2000. Edition: Paperback; 2000.

Lluvia de ideas en el entorno 2.0

Tanto a la hora de tomar decisiones como resolver problemas una pieza clave es la de compartir experiencias e intercambiar opiniones es la mejor forma de encontrar ideas ingeniosas y generar proyectos con potencial de futuro. A esta fórmula se la ha bautizado con un término que comienza a escucharse en ámbitos empresariales y profesionales:el crowdsourcing.
En resumidas cuentas, se trata de aplicar el concepto de la lluvia de ideas: reunir a un grupo de personas que comiencen a dar rienda suelta a la imaginación y a proponer retos, sugerir estrategias, etc. En el mundo de los negocios y en entornos laborales, esta es una excelente forma de mejorar nuestra actividad, aumentar la rentabilidad y la productividad de las compañías y su funcionamiento es muy sencillo.
Reúne a un equipo de personas que se consideren “expertas” en determinado tema o ítem del que se quiere tratar, que tengan experiencia y formación relativa a la idea sobre la que se quiere trabajar. También invita a participar a otros compañeros “ajenos” a ello, para que puedan dar la visión externa tanto de la realidad del negocio como de las propuestas que se vayan sucediendo.
A continuación, damos por abierto el debate. Deberíamos contar con una o dos personas que sirvan de oyentes y que tomen nota de todo lo que se vaya hablando. Además, deben incidir en aquellas ideas que nos llamen especialmente la atención. En este caso es recomendable que sea el mismo empresario o miembros del equipo directivo de la compañía, también jefes del departamento implicado en ello, los que participen activamente. Nadie mejor que ellos sabrá por dónde pueden ir las mejores propuestas.
Tras esta sesión –podrían ser varias, según las necesidades y productividad de cada una de ellas– llega la hora del análisis. ¡Seguro que encuentras más de una propuesta que puede ser de utilidad para tu negocio! Como podrás comprobar, esta “colaboración masiva” te ayudará a generar propuestas y soluciones

Formas de tomar decisiones más inteligentes.

En un mundo donde siempre tenemos que tomar decisiones, no es fácil tomar la decisión correcta ya que los términos de las decisiones no siempre están claras y raras veces uno tiene disponible toda la información necesaria para tomar la decisión más acertada. No obstante, incluso cuando la decisión que se tiene que tomar es relativamente fácil, nuestras mentes lo complican, según un Estudio de Rom Schrift, de la escuela de negocios, Wharton, y de Oded Netzer y Ran Kivetz de la universidad de Columbia.
Que tenemos que tomar muchas decisiones en el mundo de los negocios está claro, el problema es que estas toman energía mental, generan estrés, consumen tiempo e, incluso, estos impactos pueden llevarnos a tomar las decisiones equivocadas, incluso cuando la decisión es relativamente simple. Nos resaltan tres formas de cómo nuestras mentes pueden complicar decisiones, que, en principio, deben ser relativamente fáciles, y que explican en el artículo vinculado:

  1. Haciendo decisiones sin importancia parecer más importantes.
  2. Haciendo dos alternativas parecer similares, cuando realmente no lo son.
  3. Cambiando nuestras preferencias durante el proceso, complicando la toma de decisión.

Para ayudarnos, dicen que es recomendable escribir nuestras preferencias y nuestros objetivos desde el principio para así poder quedarnos anclados en lo que realmente buscamos. También nos aconsejan tener a alguien con quién se pueda hablar sobre la decisión, antes y durante el proceso, alguien que no estará sufriendo los cambios mentales que podemos sufrir en pleno trabajo.
No quiere decir que no se pueden cambiar los objetivos y las preferencias, lo importante es que no sean cambios relacionados con las presiones emocionales que uno sufre durante las presiones causadas durante el proceso de toma de decisión.

El brainstorming para tomar decisiones y solucionar problemas

Es una herramienta de trabajo grupal que facilita el surgimiento de nuevas ideas sobre un tema o problema determinado.
La lluvias de ideas (Brainstorming), es una técnica de grupo para generar ideas originales en un ambiente relajado.Esta herramienta fue creada en el año 1941, por Alex Osborne, cuando su búsqueda de ideas creativas resulto en un proceso interactivo de grupo no estructurado que generaba mas y mejores ideas que las que los individuos podían producir trabajando de forma independiente; dando oportunidad de sugerir sobre un determinado asunto y aprovechando la capacidad creativa de los participantes.
¿Cuándo se utiliza?
Se deberá utilizar la lluvia de ideas se utiliza cuando exista la necesidad de:
Liberar la creatividad de los equipos
Generar un numero extensos de ideas
Involucrar oportunidades para mejorar
Nos permite plantear y resolver los problemas existentes 
Plantear posibles causas 
Plantear soluciones alternativas 
Desarrollar la creatividad 
Discutir conceptos nuevos 
Superar el conformismo y la monotonía
¿Cómo se utiliza?
1. Se define el tema o el problema. 
2. Se nombra a un conductor del ejercicio 
3. Antes de comenzar la “tormenta de ideas”, explicara las reglas. 
4. Se emiten ideas libremente sin extraer conclusiones en esta etapa. 
5. Se listan las ideas 
6. No se deben repetir 
7. No se critican 
8. El ejercicio termina cuando ya no existen nuevas ideas 
9. Se analizan, evalúan y organizan las mismas, para valorar su utilidad en función del objetivo que pretendía lograr con el empleo de esta técnica.
Modo de uso
La técnica, “Brainstorming”, puede ser empleada a través de 3 diferentes maneras: 
No estructurado (flujo libre)
1. Escoger a alguien para que sea el facilitador y apunte las ideas 
2. Escribir en un rotafolio o en un tablero una frase que represente el problema y el asunto de discusión. 
3. Escribir cada idea en el menor numero de palabras posible. 
4. Verificar con la persona que hizo la contribución cuando se este repitiendo la idea. 
5. No interpretar o cambiar las ideas. 
6. Establecer un tiempo limite (aproximadamente 25 minutos) 
7. Fomentar la creatividad 
8. Construir sobre las ideas de otros. 
9. Los miembros del grupo de “lluvia de ideas” y el facilitador nunca deben criticar las ideas. 
10. Revisar la lista para verificar su comprensión. 
11. Eliminar las duplicaciones, problemas no importantes y aspectos no negociables. 
12. Llegar a un consenso sobre los problemas que parecen redundantes o no importantes.
Estructurado (en circulo)
Tiene las mismas metas que la lluvia de ideas no estructurada. La diferencia consiste en que cada miembro del equipo presenta sus ideas en un formato ordenado (ej: de izquierda a derecha). No hay problema si un miembro del equipo cede su turno si no tiene una idea en ese instante.
Silenciosa (lluvia de ideas escritas)
Es similar a la lluvia de ideas, los participantes piensan las ideas pero registran en papel sus ideas en silencio. Cada participante pone su hoja en la mesa y la cambia por otra hoja de papel. Cada participante puede entonces agregar otras ideas relacionadas o pensar en nuevas ideas. Este proceso continua por cerca de 30 minutos y permite a los participantes construir sobre las ideas de otros y evitar conflictos o intimidaciones por parte de los miembros dominantes.
Aspectos a tener en cuenta
Preparación de la reunión
Para que una reunión sea útil tiene que estar bien preparada, para ello hay que tener en cuenta los aspectos materiales como los funcionales. Se pueden dividir en 4 pasos:
1. Definición de los objetivos:
Fijar los objetivos de la reunión. 
Tipos de objetivos. 
Los que se han de lograr. 
Los objetivos secundarios: los que serían interesantes.
Si los objetivos prioritarios son muchos se hacen varias reuniones.
2. La elección de los participantes:
La eficacia de una reunión depende mucho de los participantes. Se tendría mirar si las personas son compatibles.
3. Planificar el desarrollo de la reunión:
Viene definido en el orden del día que es un desarrollo de las cuestiones que se abordarán.
4. Organización del material de la reunión. Tenemos que tener en cuenta:
Los documentos
Preparar la sala
Los aspectos anexos: la botella de agua, papelera, bolígrafos…
Hacer un recordatorio de la convocatoria
Asegurarse que asistirán.
Desarrollo de la reunión
1. Presentación de los participantes. Es importante saber que es especializado, y de que es bueno que se conozcan. 
2. Darles confianza. A través de la presentación se crea un clima de confianza. Para que se encuentren bien los participantes y el animador se tiene que encontrar a gusto. En un primer momento los participantes se sentirán ansiosos porque se sienten observados por los otros. Hemos de tener en cuenta el tiempo. 
3. Presentación del tema de reunión. 
De que se habla 
Porque hablamos de este tema 
Porque les interesa hablar de este tema 
Cuales son los problemas planteados. 
4. Fijar los objetivos de la reunión. Explicar el orden del día que tenemos, comentarlo. Establecer los objetivos prioritarios y clarificarlos dentro del periodo de tiempo de la reunión, si hay tiempo pasaremos a los objetivos secundarios y así sucesivamente.
El papel del conductor de la reunión
Tiene que desempeñar las siguientes funciones:
Función de clarificación:
Al comienzo de la reunión, para asegurar que el objetivo de la misma está claro para los participantes y que es conforme.
Durante el transcurso de la misma, para ayudar a los participantes a comprenderse bien.
Formulando constantemente preguntas para asegurarse que se ha comprendido lo que se ha dicho, y si no es así intentarlo aclarar.
Función de control:
Con esta función el conductor de la reunión trata de ayudar al grupo a fijar sus procedimientos, es decir, a fijar una serie de normas (más o menos autoritarias) que permitan la comunicación.
También permite:
Regular la reunión impidiendo que alguien monopolice
Traer de nuevo a los participantes a discutir sobre el tema de la reunión en cuestión 
Estimular a los que no participan
Administrar bien el tiempo.
Funciones de relajamiento:
El conductor debe eliminar toda tensión que pueda darse en la reunión, provocada por desconocimiento de los participantes, oposición de caracteres, oposición de opiniones, etc…
El conductor debe crear un clima de confianza y relajamiento que permita la comunicación en grupo, no suprimiendo los posibles conflictos, sino que se consiga la armonía en los mismos. Debe optar por el papel de conciliador y optar por modular el desarrollo de la reunión.
Función de dinamización:
Consiste en instar al grupo para que sienta deseos de realizar “algo”, motivarlo, llenarlo de entusiasmo, etc…
Características de un buen conductor de reuniones
Mostrar seguridad delante del grupo:
El miedo al grupo es muy habitual del actor. De entrada existe este miedo, pero después ya se pasa. Esta seguridad se nota. Si el conductor se pone nervioso y no sabe disimularlo, transmite esta sensación al grupo y este acaba poniéndose nervioso. El grupo lo que quiere pensar es que se encuentra en buenas manos.
Para evitar este miedo se puede hacer:
Preparación física:
Como colocar el cuerpo.
Los gestos y posturas son tan importantes como las palabras. 
Esforzarse en mirar los ojos de la auditoria. 
Luchar contra posturas defensivas 
Moverse para ocupar espacio
Preparación psicológica:
Superar el miedo para juicios de grupo. 
Pensar que no funcionará la reunión. Debemos superar esto. 
Es importante encontrar un hilo conductor para cuando veamos que el tema se desvía.
Relación con otras herramientas
Diagrama de afinidad
Es un herramienta que organiza un gran numero de ideas en función de afinidad, es decir, de las relaciones que existen entre ellas.
Diagrama de causa – efecto (Ishikawa)
Es una técnica de análisis de causa y efectos para la solución de problemas, que relaciona un efecto con las posibles causas que lo provocan.
Uso
Se utiliza para cuando se necesite encontrar las causas raíces de un problema. Simplifica enormemente el análisis y mejora la solución de cada problema, ayuda a visualizarlos mejor y a hacerlos más entendibles, toda vez que agrupa el problema, o situación a analizar y las causas y subcausas que contribuyen a este problema o situación.
Otros nombres 
Diagrama de espina de pescado
Diagrama causa efecto
Checklist
Esta técnica es muy útil en el análisis de datos para encontrar oportunidades de mejorar. Se pueden realizar los siguientes tipos de hojas de datos: hoja para recolección de datos, hoja de localización y lista de verificación.
Técnica de grupo nominal (T.G.N.)
Los miembros del grupo interaccionan muy poco y aportan sus decisiones de manera individual sumando después sus resultados y utilizando la votación como medio de conseguir una valoración grupal. Con más de doce integrantes se trabajará en subgrupos para seleccionar unas ideas antes de continuar con el grupo completo.
Objetivos:
Intercambiar informaciones, toma de decisiones en común, lograr un alto grado de consenso, equilibrar el grado de participación entre los miembros del grupo y obtener una idea clara de las opiniones del grupo.
Desarrollo:
Tras la descripción del problema por parte del moderador, se exponen las reglas: respetar el silencio durante el tiempo establecido y no interrumpir ni expresar nuestras ideas a otro participante hasta que el moderador no lo indique. Durante unos minutos (entre cuatro y ocho), los participantes anotan en silencio todas sus ideas; pasado ese tiempo se hace una ronda en la que cada participante expone una sola idea cada vez, si bien la única interacción posible es entre moderador y participante, y para aclarar la idea que el primero escribirá en la pizarra.
Cuando todas las ideas estén escritas, se inicia ya una discusión entre los participantes para aclarar las dudas que puedan existir sobre lo que ha quedado escrito, pudiéndose modificar ahora alguna aportación. De nuevo en silencio, cada asistente, utilizando unas fichas, ordena jerárquicamente las aportaciones que le parecen más importantes. Se suman todas las votaciones individuales y se obtiene una jerarquía de ideas con las que se repite de nuevo el proceso hasta que se llega a la votación final.
Multivoting
Se utiliza a fin de reducir una lista y evaluar cuales son las ideas más importantes. Se prefiere frente al voto directo
Uso
1.    Tomamos la lista obtenida del Brainstorming y combinamos aquellas ideas que puedan ir juntas
2.    Se numeran todos los ítems.
3.    Se definen cuantos ítems votara cada integrantes (debe ser lo menos 1/3 del total).
4.    Cada integrante escribe los ítems seleccionados
5.    Contamos los votos
6.    Eliminamos lo ítems con menor número de votos.
7.    Repetimos los pasos anteriores con la lista reducida hasta que llegamos a una lista donde todos los ítems tengan el mismo peso.
8.    Con la lista final se discute grupalmente hasta llegar a una decisión.

¿Soluciones racionales o soluciones creativas? ¿Con cual me quedo?

Según Edgar de Bono las características diferenciales mas sobresalientes entre el pensamiento creativo y el pensamiento racional son:

Pensamiento Racional                                                Pensamiento Creativo.
Selecciona                                                                Cambia.
Busca lo correcto                                                        Busca lo distinto
Es secuencia                                                                Va a saltos.
Se concentra en lo significativo                                Acepta intromisiones al azara.
Se mueve en la dirección convencional                        Explora a caminos heterodoxos

El pensamiento creativo permite encontrar soluciones singulares y en mi forma de ver las más simples a veces son las mejores. Pero es necesario utilizar el pensamiento racional, para asegurarse de si terminada solución a un problema es la correcta o no. La Intuición es una forma de pensar que no se sabe muy bien como funciona pero que puede ser muy útil. Pero el arrogante uso de la intuición puede provocar errores muy caros.

Película: La decisión de Sophie

La decisión de Sophie (Sophie’s Choice) Meryl Streep: Modelos mentales, Conflicto, Dilemas, Toma de decisiones, Valores.

La decisión de Sophie es una película británica-estadounidense de 1982, dirigida por Alan J. Pakula y protagonizada por Meryl Streep, quien tuvo que aprender tanto idioma alemán comopolacoKevin Kline, quien realizaba su papel cinematorgáfico, y Peter MacNicol en los papeles principales.1

Fue galardonada con premios cinematográficos estadounidenses e internacionales.

Sinopsis

En 1947, Stingo (Peter MacNicol), un escritor del sur estadounidense, llega a Nueva York buscando un lugar que le permita escribir su proyecto de novela en tranquilidad. Encuentra una habitación en una pensión familiar; pronto conoce a una pareja que también habita allí y hace amistad con ellos. Ella, Sophie Zawistowski (Meryl Streep), es una imigrante polaca, y él, Nathan Landau (Kevin Kline), es un joven estadounidense judío. A medida que aumenta la confianza, Stingo se va enterando del trágico pasado de la bella Sophie, la pérdida de su familia durante la guerra, y se enamora de ella, confesándole su amor. Nathan es un hombre celoso, con arranques emocionales violentos.

Stingo decide investigar más acerca de ambos y descubre una realidad distinta. Cuando le pregunta a Sophie si lo que él ha averiguado es cierto, ella le relata la verdad de su pasado. Nathan, a su vez, les cuenta a ambos que está trabajando en una investigación para una compañía farmacéutica, que posiblemente le haga ganar el Premio Nobel. Stingo investiga a Nathan y averigua que solo es un asistente en la biblioteca de la compañía y que sufre de un trastorno psíquico.

Nathan le propone matrimonio a Sophie, y Stingo se siente desilusionado. En una ocasión Nathan sufre uno de sus violentos arranques y Sophie se refugia junto a Stingo, pero la amenaza de Nathan armado de una pistola los obliga a huir y alojarse en un hotel. Allí, Stingo le propone matrimonio, pero Sophie cae en una crisis emocional al verse enfrentada a una decisión entre una vida junto a Nathan o una vida junto a Stingo, y le es imposible decidirse, relatándole los detalles de la pérdida de sus hijos, en la cual tuvo que tomar una terrible decisión. Pasan la noche juntos, pero al día siguiente Stingo descubre una nota de Sophie en la cual le dice que regresa junto a Nathan. Stingo parte a la pensión, pero descubre que ella y Nathan han tomado una última decisión: suicidarse. El novel escritor deja Nueva York llevando consigo el recuerdo de la bella Sophie.