Frases demoledoras que puedes oír en tu trabajo y hay que estar preparado.

 

Eres uno de esos ‘locos’ que han decidido lanzarse a buscar una salida en esta crisis creando tu propio camino. Has superado esos momentos difíciles en los que te planteas si no es demasiado riesgo, si merecerá la pena tanto trabajo y esfuerzo, si las decisiones tomadas son las correctas. Y es justo ahí cuando debes hacer un ejercicio de concienciación y de inmunización ante dos frasestan comunes en los tiempos que corren como demoledoras: “Es muy difícil, no te compliques” y “Te lo dije”.

La primera siempre te llegará cuando has arrancado el proceso de creación tu empresa, con toda la ilusión y las ganas. Buscas la complicidad de los más cercanos y su apoyo en una travesía que tendrá momentos muy complicados. Pero debes estar preparado para que alguno de esos amigos o familiares de los que esperas una palabra de aliento te espete: “Es muy difícil, la situación es crítica, no te compliques”. Y lo hará, no te quepa la menor duda.

La segunda es, incluso, más dura. La escuchas en la fase más compleja de todas: cuando los resultados no han sido los esperados, cuando te ves obligado a tirar la toalla, cuando las circunstancias te llevan a echar el cierre y a poner un punto y seguido. Es el momento justo en el que quien menos te esperas te mira a los ojos y saca a relucir esa frase tan española: “Ves, te lo dije”. No importa que lo hayas intentado, ni que esa persona lo diga desde la barrera… Sólo importa que no lo conseguiste y que te avisaron.

Es cierto que tener predisposición ante las dificultades es un paso fundamental antes de emprender. Pero de ahí a fustigarse con lo que ha ocurrido o los errores cometidos hay un camino largo que está en tu mano evitarlo. Porque, en este país la aventura de iniciar un negocio propio tiene, incluso, más dificultades psicológicas que económicas. ¿Y sabes por qué? Porque por mucho que se empeñen algunos, el fracaso aún no representa un aprendizaje o una etapa más del emprendimiento para el común de los mortales, sino un estigma que se hace muy difícil de llevar.

Organizaciones adhocráticas

 

Cada vez más se habla de estructuras organizativas poco jerarquizadas y horizontales que promuevan la colaboración y cooperación entre sus miembros, es decir, la adhocracia. A finales de los años setenta Henry Mintzberg incorporó este concepto en su tipología de las configuraciones organizativas.

Los planteamientos organizativos adhocráticos conllevan una serie de incovenientes que han de ser tenidos en cuenta a la hora de planteárselos y que sobre todos los demás destacan dos. Por una parte,la ubicuidad del poder, y por otra, las reacciones humanas ante la ambigüedad.

 

En las organizaciones adhocráticas el foco del poder se desplaza del centro ,ya que la capacidad profesional concentra ese poder, lo que produce la ubicuidad del poder. De este modo, el poder de quienes gobiernan y deciden en las organizaciones, se diluye en un entramado de jerarquías superpuestas, según el objetivo que se esté persiguiendo mientras se está operando con la incertidumbre y dinamismo del entorno.

Esta situación produce inevitablemente el segundo incoveniente anteriormente mencionado, las reacciones humanas ante la ambigüedad. La cultura en la que se basan este tipo de organizaciones está influida por los problemas humanos que emergen de su ambigüedad estructural.

La falta de claridad, en la definición de los cargos, relaciones de autoridad y líneas de comunicación puede provocar cierto caos operativo. Desde la perspectiva de los empleados puede ser origen de frustración al percibir que el desarrollo profesional no está planificado o la carencia de una política de reconocimiento de méritos a los empleados.

Este tipo de reflexiones es conveniente planteárselas y actuar con prudencia cuando, a pesar de la insistencia mediática se habla de manera recurrente de ciertas prácticas que pueden llevar a la confusión y este es un buen ejemplo.

¿Está en extinción el modelo de jefe autoritario?

 

Como hemos visto en varias ocasiones hay muchos modelos de gestión y también de jefe. En los últimos años se ha abierto el debate en las escuelas de management sobre si el jefe debe mostrar una actitud autoritaria o en cambio colaborativa a la hora de gestionar a los colaboradores que dependen de su negociado.

Esta decisión resulta muy compleja y además puede dar lugar a múltiples valoraciones, pero a la hora de determinar si es mejor un modelo u otro es conveniente ser objetivo y valorar las distintas posibilidades en función de sus resultados y el logro de los objetivos.

 

En España existe una predominancia clara del modelo de jefe autoritario, un modelo en el que se critican con dureza los errores, exceso de valor a la adulación, reproches públicos y falta de delegación de responsabilidades. Una combinación muy negativa y que contribuye muy poco al correcto desempeño de las tareas, la objetividad y a la motivación del equipo.

En este sentido creo que es más positivo que un jefe muestre una actitud colaborativa y que incite a sus colaboradores a aportar sus ideas y trabajar con mayor confianza, y por tanto sería más positiva y productiva para la organización esta opción. Por este motivo, lo más razonable es que los jefes autoritarios poco a poco estén cada vez más en extinción.

¿Cómo implementar el Brainstorming en la empresa?

Ante la necesidad generalizada de dar un vuelco a la manera en la que abordamos los distintos proyectos, e incluso las tareas más sencillas, la innovación se ha posicionado como el motor en el que se depositan los esfuerzos para promover una salida de la crisis. Y dentro de este objetivo, el Brainstorming, o lluvia de ideas en la lengua de Cervantes, se posiciona como una potente dinámica en la empresa para cambiar las cosas desde dentro.

Esta tipo de iniciativas son bastante frecuentes en las grandes empresas y sobre todo en las multinacionales, pero en cambio, no tanto en las más pequeñas. Pero, ¿por qué no se aplica el Brainstorming en las pymes? Pues bien, en la mayoría de los casos sucede por una estructura que incita poco a la participación, o tal vez por una falta de comunicación.

Para poner en marcha esta iniciativa, además de resaltar su importancia convenciendo de su necesidad, tenemos que atajar las principales cortapisas que tiene dentro de la organización, estas son:

1) Hacer sentir a todos los colaboradores miembros partícipes del proceso mediante la escucha de sus propuestas y su implicación en la toma de decisiones

2) No imponer, consensuar: teniendo en cuenta que cada cual tiene su lugar en la organización, muchos subordinados no se atreven a transmitir sus ideas por el miedo a que sean rechazas por sus superiores, en este sentido debemos evitar imponer y aprender a consensuar

3) Incentivar la colaboración: hacer a todos partícipes del proceso no es suficiente por si solo para conseguir el objetivo, sino que además necesitamos que nuestros colaboradores internalicen su importancia incentivando su colaboración, como por ejemplo premiando las mejores ideas o facilitando los canales de comunicación

 

Si tenemos en cuenta todos y cada uno de estos pasos podemos conseguir nuestro negocio, sin importar lo pequeño que sea, logre desarrollar una habilidad tremenda para generar ideas, dentro de un proceso que no tiene su fin con la crisis, sino que ayudará a promover una cultura de constante innovación que se posicione como una ventaja competitiva frente a nuestros competidores.

Slidevana, un servicio que ofrece plantillas Powerpoint profesionales

Servicio de plantillas Powerpoint Slidevana-logo

¿Cuántas veces has asistido a una reunión en la que alguien apareció con una asombrosa presentación de diapositivas? En esos momentos, puede que tengas el pensamiento “¿Cómo lo hace?” Pues vemos hoy Slidevana, un servicio que ofrece plantillas Powerpoint profesionales. Como propietario de una ocupada empresa, es probable que no tengas tiempo para pasar horas mejorando y aprendiendo con Microsoft PowerPoint y es posible que te sea de utilidad este servicio.

Este nuevo servicio tiene como objetivo ayudarte con eso ya que proporciona un conjunto de herramientas que incluye más de 150 plantillas para presentaciones de diapositivas. Si tu diseño está en su lugar, todo lo que tienes que hacer es centrarte en lo que estás tratando de decir.

La mayoría de los presentadores gastan más de la mitad de su tiempo en la creación de diapositivas, en lugar de perfeccionar su mensaje. Es por eso que este servicio quiere dar a los presentadores la capacidad de concentrarse en su mensaje, no estar “liado” con los píxeles de PowerPoint.

Esta herramienta te proporciona una apariencia limpia y profesional con sus plantillas. Tenéis la opción de elegir entre dos opciones, Slidevana Dark, que se adapta para destacarse en la pantalla, y la opción Slidevana Light, que está optimizado para las presentaciones que necesitan tanto para ser proyectadas como distribuidas en papel. Además de los diseños básicos, te proporciona tablas, mapas, cuadros comparativos, diagramas, y más. Puedes encontrar diseños especializados tales como diagramas de Gantt, que hace el realizar presentaciones más fácil para los administradores de proyectos.

Disponible para las plataformas Windows, Mac, iPad, e iPhone. Funciona con Microsoft PowerPoint 2010 en Windows y PowerPoint para Mac 2011. Slidevana for Keynote funciona con iWork 2009 y Keynote para iOS en Mac, iPad y el iPhone.

SlideShare: presentaciones de PowerPoint en la web

Cuando un agente de ventas utiliza recursos informáticos para una presentación de ventas de un producto o servicio, comúnmente esta presentación esta en formato PDF, o bien, si quiere causar mayor impacto en formato de Microsoft PowerPoint.

Las presentaciones en PowerPoint son algo casi imprescindible en el área de ventas y promoción de cualquier organización; ya que son un recurso informativo sencillo de crear y más aun de usar. Sin embargo rara vez disponemos o usamos las mismas de una forma directa en el sitio web de la empresa, situación que es la ideal sí que se trata de la promoción de nuestros productos o servicios, o de captar nuevos clientes.

Para ello precisamente, integrar nuestras presentaciones de PowerPoint directamente al sitio web de la empresa (lo que se conoce como función de embeber) podemos utilizar SlideShare.

SlideShare es un servicio web gratuito para compartir para presentaciones PowerPoint,convirtiendo estas a formato Flash y quedando las mismas disponibles desde un link de visualización dentro de la web del servicio (haga de cuenta lo mismo que YouTube con los videos). AdemásSlideShare cuenta con funciones de red social puesto que permite comentar trabajos de otros usuarios, crear grupos de trabajo, eventos, etc.

El usar SlideShare es bastante sencillo. Uno se registra en la web del servicio para crear una cuenta y poder subir archivos PowerPoint (ppt, pps, pot), e incluso también soporta presentaciones de OpenOffice (odp) y documentos PDF. Una vez subida y cargada la presentación, es procesada por SlideShare y es convertida a formato Flash y listo, ya podemos compartirla utilizando el link donde se cargo la presentación; o aun mejor, usando el código para “embeber” la presentación directamente en nuestro sitio web.

Un ejemplo de cómo podemos embeber (integrar) una presentación PowerPoint cargada desde SlideShare en el web de nuestro interés; es el post “Hacia la empresa 2.0” que se publico en este blog a mediados de Octubre.

En lo particular veo este servicio como algo muy práctico para funciones de marketing online,utilizando el material que ya tengamos hecho en PowerPoint (que es el caso de la mayoría de las empresas).

Presentaciones con Keynote. Consejos.

A mi particularmente me gusta mucho la herramienta Keynote de Mac, no es por que la haya usado Steve Job y sus presentaciones ya se llaman Keynote´s y hay listas con la música que allí se escuchaba. Me gusta la herramienta por su fácil manejo y por su sencillez, limpieza de image, amigable y sobre todo muy sencilla. Mis propios hijos la han cogido y sin cursos ni libros, ni nada hacen verdaderas maravillas.

Las presentaciones de Apple son famosas por su calidad, destacando muy especialmente por una capacidad de síntesis y una puesta en escena donde la máxima de menos es más encuentra su mejor ejemplo. Probablemente Steve Jobs utiliza un batallón de profesionales para ponerlas a punto pero lo más interesante del asunto es que al final (y demostrando algo de coherencia ya de paso), utilizan una aplicación desarrollada por ellos y que está al alcance de todos los maqueros dentro del paquete de aplicaciones iWork.

Me estoy refiriendo por supuesto a Keynote, una auténtica maravilla sin rival con el que hacer presentaciones de altos vuelos es coser y cantar. Atentos a algunas de nuestras sugerencias para dar vuestros primeros pasos con esta aplicación:

  1. El selector de temas de Keynote cuenta con una colección bastante amplia de estilos que encajan a la perfección con la inmensa mayoría de cometidos. Una vez seleccionada una, podemos encontrar diferentes variaciones del mismo diseño para los distintos apartados que puede tener nuestra presentación (portadillas, con dos columnas, con una foto alineada a alguno de los lados…) haciendo clic sobre Maestras en la barra de herramientas.
  2. Aunque estos temas cumplen con creces las necesidades de la mayoría de usuarios, también podemos crear el nuestro propio desde cero para aplicarlo a presentaciones futuras o, más sencillo aún, editar uno ya existente. Para ello seleccionamos Visualización / Mostrardiapositivas maestras, seleccionamos cada una de ellas y reorganizamos sus elementos a nuestro antojo o modificamos su Apariencia desde la segunda pestaña del Inspector.
  3. La máxima de toda presentación (y de tantas otras cosas) siempre debe ser “manténlo simple”. Aunque puedas escoger entre cientos de tipografías y miles de colores nadie nos obliga a utilizarlos todos. Lo importante es que transmitamos el contenido de la presentación de un modo claro y bien estructurado.
  4. Hablando de contenidos (textos, imágenes, vídeos, sonidos), añadirlos a las diapositivas es tan sencillo como arrastrar y soltar. Para añadir nuevas diapositivas haz clic en Nueva en la barra de herramientas o “Diapositiva nueva” haciendo clic con el botón derecho en la columna de diapositivas.
  5. Hablando de arrastrar y soltar, también podemos mover así los elementos de una diapositiva dentro de esta para reorganizarlos o alinearlos. Además, Keynote incluye una serie de guías inteligentes que aparecen cuando movemos un elemento cerca del centro (horizontal y/o vertical) de la diapositiva u otro elemento haciendo un juego de niños el mantener todo perfectamente alineado.
  6. El Inspector contiene la mayor parte de herramientas que necesitamos para poner a punto nuestra presentación y cada una de las diapositivas que lo componen. Concretamente, en la segunda pestaña encontramos el Inspector de diapositivas con el que podemos escoger la transición de entrada de cada diapositiva, su duración y lo que la activa (un clic o un intervalo de tiempo determinado). Existen un buen número de efectos pero remitiéndome al segundo punto lo más recomendable es escoger uno elegante como disolución o zoom de objeto y utilizarlo en toda la presentación.
  7. Podemos hacer una excepción cuando queramos diferenciar las partes de una misma presentación (como un cambio de tema o capítulo) utilizando un segundo efecto más vistoso y evidente como las transiciones 3D, por ejemplo cubo.
  8. Pero los efectos y transiciones no están atadas a las diapositivas. También podemos hacer que los elementos de una misma diapositiva aparezcan y/o desaparezcan secuencialmente utilizando diferentes efectos. Para ello nos dirigiremos a la tercera pestaña, el Inspector de la composición. Es importante no abusar de este recurso y reservarlo para el momento cumbre de la presentación, por ejemplo para presentar algún dato inédito o particularmente importante.
  9. Con las notas del presentador podemos añadir comentarios a las diapositivas para imprimirlas o visualizarlas en una pantalla secundaria que solo veamos nosotros durante la presentación, algo que resulta muy útil para recordarnos aspectos que queremos resaltar en nuestra locución.
  10. Como el resto de aplicaciones de iWork, Keynote permite exportar nuestra presentación a otros formatos como un vídeo de Quicktime, una presentación de PowerPoint (sin la mayor parte de efectos, eso sí), un documento PDF, una secuencia de imágenes o incluyo una página web.

Apple consejos keynote.