Presentaciones con Keynote. Consejos.

A mi particularmente me gusta mucho la herramienta Keynote de Mac, no es por que la haya usado Steve Job y sus presentaciones ya se llaman Keynote´s y hay listas con la música que allí se escuchaba. Me gusta la herramienta por su fácil manejo y por su sencillez, limpieza de image, amigable y sobre todo muy sencilla. Mis propios hijos la han cogido y sin cursos ni libros, ni nada hacen verdaderas maravillas.

Las presentaciones de Apple son famosas por su calidad, destacando muy especialmente por una capacidad de síntesis y una puesta en escena donde la máxima de menos es más encuentra su mejor ejemplo. Probablemente Steve Jobs utiliza un batallón de profesionales para ponerlas a punto pero lo más interesante del asunto es que al final (y demostrando algo de coherencia ya de paso), utilizan una aplicación desarrollada por ellos y que está al alcance de todos los maqueros dentro del paquete de aplicaciones iWork.

Me estoy refiriendo por supuesto a Keynote, una auténtica maravilla sin rival con el que hacer presentaciones de altos vuelos es coser y cantar. Atentos a algunas de nuestras sugerencias para dar vuestros primeros pasos con esta aplicación:

  1. El selector de temas de Keynote cuenta con una colección bastante amplia de estilos que encajan a la perfección con la inmensa mayoría de cometidos. Una vez seleccionada una, podemos encontrar diferentes variaciones del mismo diseño para los distintos apartados que puede tener nuestra presentación (portadillas, con dos columnas, con una foto alineada a alguno de los lados…) haciendo clic sobre Maestras en la barra de herramientas.
  2. Aunque estos temas cumplen con creces las necesidades de la mayoría de usuarios, también podemos crear el nuestro propio desde cero para aplicarlo a presentaciones futuras o, más sencillo aún, editar uno ya existente. Para ello seleccionamos Visualización / Mostrardiapositivas maestras, seleccionamos cada una de ellas y reorganizamos sus elementos a nuestro antojo o modificamos su Apariencia desde la segunda pestaña del Inspector.
  3. La máxima de toda presentación (y de tantas otras cosas) siempre debe ser “manténlo simple”. Aunque puedas escoger entre cientos de tipografías y miles de colores nadie nos obliga a utilizarlos todos. Lo importante es que transmitamos el contenido de la presentación de un modo claro y bien estructurado.
  4. Hablando de contenidos (textos, imágenes, vídeos, sonidos), añadirlos a las diapositivas es tan sencillo como arrastrar y soltar. Para añadir nuevas diapositivas haz clic en Nueva en la barra de herramientas o “Diapositiva nueva” haciendo clic con el botón derecho en la columna de diapositivas.
  5. Hablando de arrastrar y soltar, también podemos mover así los elementos de una diapositiva dentro de esta para reorganizarlos o alinearlos. Además, Keynote incluye una serie de guías inteligentes que aparecen cuando movemos un elemento cerca del centro (horizontal y/o vertical) de la diapositiva u otro elemento haciendo un juego de niños el mantener todo perfectamente alineado.
  6. El Inspector contiene la mayor parte de herramientas que necesitamos para poner a punto nuestra presentación y cada una de las diapositivas que lo componen. Concretamente, en la segunda pestaña encontramos el Inspector de diapositivas con el que podemos escoger la transición de entrada de cada diapositiva, su duración y lo que la activa (un clic o un intervalo de tiempo determinado). Existen un buen número de efectos pero remitiéndome al segundo punto lo más recomendable es escoger uno elegante como disolución o zoom de objeto y utilizarlo en toda la presentación.
  7. Podemos hacer una excepción cuando queramos diferenciar las partes de una misma presentación (como un cambio de tema o capítulo) utilizando un segundo efecto más vistoso y evidente como las transiciones 3D, por ejemplo cubo.
  8. Pero los efectos y transiciones no están atadas a las diapositivas. También podemos hacer que los elementos de una misma diapositiva aparezcan y/o desaparezcan secuencialmente utilizando diferentes efectos. Para ello nos dirigiremos a la tercera pestaña, el Inspector de la composición. Es importante no abusar de este recurso y reservarlo para el momento cumbre de la presentación, por ejemplo para presentar algún dato inédito o particularmente importante.
  9. Con las notas del presentador podemos añadir comentarios a las diapositivas para imprimirlas o visualizarlas en una pantalla secundaria que solo veamos nosotros durante la presentación, algo que resulta muy útil para recordarnos aspectos que queremos resaltar en nuestra locución.
  10. Como el resto de aplicaciones de iWork, Keynote permite exportar nuestra presentación a otros formatos como un vídeo de Quicktime, una presentación de PowerPoint (sin la mayor parte de efectos, eso sí), un documento PDF, una secuencia de imágenes o incluyo una página web.

Apple consejos keynote.