Cómo mejorar la productividad de tu empresa.

Autora: Sofia Sanchez:

La productividad de una empresa es la clave que determina su éxito o su fracaso. Es el elemento que define a los competidores dentro de una industria y lo que siempre se puede mejorar para lograr un nivel de eficiencia superior a los demás.

Las culturas corporativas sirven como guía para medir el nivel de productividad y eficiencia de una compañía. Si la cultura es relajada, le interesa poco la puntualidad y no clarifica las expectativas de desean de su equipo laboral, ellos reaccionarán de la misma manera, minimizando el esfuerzo necesario para funcionar productivamente. La actitud de los administradores de la empresa, establece el nivel de creatividad, innovación y eficiencia de una empresa, características fundamentales para su éxito.

Consultar Para Solucionar

Es recomendado que el equipo administrativo analice el clima laboral de la empresa a través de observaciones, entrevistas y encuestas diseñadas para  identificar aspectos de la compañía que impiden la productividad. Consultar a cada departamento para escuchar sus comentarios y sugerencias, abre las líneas de comunicación, creando retroalimentación luego utilizado para solucionar posibles problemas. Los directores corporativos muchas veces no están en contacto directo con sus subordinados, creando una brecha en la comunicación entre ambos que debilita el nivel de motivación del empleado, eventualmente reduciendo su nivel de productividad.

La comunicación empresarial es imprescindible para poder detectar complicaciones en los procedimientos tradicionales de la compañía. Los trabajadores tendrán la oportunidad de participar en decisiones administrativas y se sentirán apreciados por sus líderes. Comunicación entre departamentos clarificará lo que cada quien necesita, fortaleciendo su relación y personalizando los sistemas de gestión entre ambos.

La compañía no podrá diseñar un entorno que alimenta a la productividad sin la comunicación necesaria para identificar los obstáculos que impiden su progreso.

El Individuo

El nivel de productividad de cada persona es diferente debido a su nivel de motivación y actitud profesional. Hay personas que son emprendedores, toman la iniciativa para producir resultados sobresalientes y dedican toda su atención a las responsabilidades de su cargo. Desafortunadamente, no todas son así. Motivar a cada individuo de la forma más apropiada es la clave que inspirará un incremento en el nivel de productividad de la compañía.

La productividad comprensiva de la compañía, empieza con la eficiencia de sus trabajadores. Entrenamiento sobre cómo priorizar responsabilidades, adquirir metas, organizarse y manejar el estrés laboral, entre otros temas, ayudará educar a la fuerza laboral de la compañía. Los gerentes de cada departamento o equipo tienen el compromiso de crear un ambiente que elimine la mayoría de las distracciones, incluyendo las distracciones físicas como dolores de espalda por sillas incómodas, según abogados de accidentes laborales, para facilitar la eficiencia de cada trabajador.

Trabajar en equipo

El nivel de productividad de un individuo, en cuanto a su experiencia profesional y tiempo disponible, es limitado cuando trabaje sólo en un proyecto que se extiende a varios campos. Trabajar en equipo reducirá el tiempo necesario para adquirir las metas del proyecto, por el alto nivel de productividad que se realiza al distribuir las responsabilidades, permitiendo que cada participante se pueda enfocar en su especialidad, produciendo resultados de alta calidad eficientemente.