Resolución de problemas: Otros tipos de conflictos o problemas.

 

Un conflicto bien gestionado puede ser beneficioso para las empresas. Más aún, cuando éste resulta ser un “catalizador” para innovar e incrementar la motivación, e incrementar los niveles de comunicación entre directivos y empleados.
No obstante, no todos los
conflictos laborales suelen resolverse de manera fácil. Pese a ello, existen pautas que permiten encarar este tipo de negociaciones de manera constructiva. ¿Cómo hacerlo? A continuación 4 claves para lograrlo.
1. Prevenir es mejor que curar
El bombero que logra salvar a un niño del incendio es muy heroe, pero más lo es más aquel que “evita” que esta situación se genere. De la misma forma, aquellos empresarios que sean capaces de anteponerse a las situaciones de tensión dentro de una empresa, evitará la utilización de recursos extras, reuniones especiales, y posibles periodos de inactividad.
2. La comunicación
Quienes logran comunicarse y establecer reglas de cooperación obtienen mejores resultados que quienes pretenden vencer al otro. En este sentido, siempre resulta interesante ceder en ciertas peticiones para que el otro también “afloje” y la situación vuelva a la normalidad en el menor periodo posible.
3. El manejo de emociones
Los enfrentamientos suelen despertar el “instinto combativo” de las personas y la razón se ve desplazada por las emociones, lo que representa un desvío camino a la solución. En un ambiente de tensión, una sola reacción y hasta un pequeño gesto de rechazo puede ser malinterpretado por la otra parte.
4. Relaciones de largo plazo
Las relaciones de largo plazo brindan mejores resultados. Así, si los directivos se han preocupado por mantener un diálogo regular con los trabajadores tendrán una base más sólida de confianza para trabajar juntos hacia la solución de
conflictos.