Resolución problemas: Algunas soluciones a los problemas del equipo.

Todos tenemos una vida personal aparte de la laboral, que intentamos compatibilizar lo mejor posible y separar los problemas laborales de los problemas personales para evitar interferencias cruzadas entre el trabajo y nuestra vida personal. Hasta aquí todo correcto, pero existen una serie de factores personales que minan a cualquier trabajador destrozando casi por completo su capacidad laboral.
Para catalogar estas situaciones podemos realizarlo en función del origen que estas tengan, y a partir de ahí podemos intentar aportar algunas soluciones a los trabajadores afectados por las mismas. Si identificamos este tipo de problemas en nuestros trabajadores, podemos intentar echarles una mano, con objeto de retener y ayudar a los profesionales que se han venido abajo. Vamos a exponer algunos problemas y algunas soluciones:
Problemas económicos de índole externa o interna al trabajador. Estos problemas se generan por el deterioro de la economía familiar en la situación actual. Desempleo, subida de precios generalizada, el temido euribor… Muchos no pueden hacer frente a las deudas o simplemente se provoca un cambio en los hábitos de vida que no todo el mundo acepta con el mismo grado. La solución que puede adoptar la empresa aquí es meramente económica: Subir el sueldo al trabajador, cuestión inviable en el 99% de los casos o intentar cubrir hipotéticas vacantes en nuestra empresa con familiares del trabajador, con lo cual a nivel económico, ésta familia retomará probablemente el poder adquisitivo que tenían en un principio.
Problemas por el comportamiento social del trabajador. Este punto es dificil de detectar su origen si no tenemos una relación relativamente estrecha con él, pero sus consecuencias a nivel laboral son más que visibles. Podemos encuadrar en este punto ludopatía, adicción a alcohol u otro tipo de drogas… Independientemente del factor económico que pueden conllevar estos problemas, su detección a nivel laboral es fácil. Estos trabajadores presentan un alto absentismo, falta de concentración y caida total de efectividad para la resolución de los problemas laborales del día a día.
Las adicciones a las drogas pueden ser causa de despido, pero si no queremos llegar a estos extremos, podemos intentar hacer ver al trabajador su problema y ponerlo en contacto con las asociaciones especializadas de ayuda en estos extremos. Incluso si me apuráis, podemos facilitarle temporalmente parte del horario laboral para asistir a terapias, consultas psicológicas y todas aquellas fuentes especializadas en estos problemas.
Problemas sobrevenidos en el entorno personal del trabajador. En este campo, podemos identificar enfermedades graves de la pareja, padres, hijos… El reflejo en su trabajo va a ser inmediato, porque el miedo a perder a alguien querido siempre está ahí. Las soluciones que puede aportar la empresa pueden ser la flexibilización del horario laboral de trabajador, plantearle una reducción de jornada e incluso la puesta a disposición de pólizas de cobertura médica de la empresa.
Como vemos, la lista se puede eternizar, dado que el grado de importancia de un problema es distinto para cada persona, y cualquier pequeña cuestión puede ser un gran problema para alguien. La figura de la empresa o el departamento de RRHH en estos casos puede ser vital para conseguir echar una mano en la solución del problema… o terminar de hundir al trabajador. Es responsabilidad ética y social de cada empresa intentar arrimar el hombro en aquellos casos que sea posible, porque cada persona tiene detrás su historia y la gente que merece la pena, también se merece un empujón en determinadas circunstancias.

Resolución de problemas

Como bien dicen muchos de mis compañero, en el colegio y en la universidad no se nos enseña a pensar con al misma eficacia con que se trata de transmitirnos conocimientos. Algunas carreras de ciencias conlleva el uso de un cierto modo de pensar. Pero aquí acaba todo. Y en las empresa a menudo se piensa sin método. Y solo si un pensamiento es lógico y se basa en la verdad puede aportar más verdad.

Antes de empezar con los métodos de resolución de problemas, conviene mencionar que por lo general es igual de inútil e improductivo lanzarse a resolver todos lo problema del trabajo que se nos presentan, que se observan pasivamente cómo los problemas nacen, desaparecen…… o se agrandan sin cesar. De ahí viene el dicho que es mejor “coger el toro por los cuernos cuando se puede”.

En las empresa en general un problema cuando no es detectado a tiempo, o pasa desapercibido luego degenerar casi inevitablemente en males bastante mayores a como ha empezado. Por eso es inevitable hacerse con el hábito de acometer problemas con una metodología eficaz, ejercitarse para escoger los problemas que tengo que hacer personalmente y lo que puedo delegar, he dicho bien delegar o ignorar.

Los problemas que tengo que ignorar son aquellos que no puedo evitar. No puedo evitar que llueva. No puedo evitar que mi jefe sea un impresentable. No puedo evitar que los producto fallen cuando más los necesitamos pues yo no lo hago o bienes de China. Esos problemas debo ignorarlos.

Cuando los tengo que delegar. Delegar no es lo mismo de que descargar tareas. Delegar es una actuación planificada y claramente acordada o concertada y con un plan de seguimiento, esto tiene como objetivo el permitir al jefe abordar con efectividad los problemas que verdaderamente le competen y si son transcendentales.

Después de todo esto ¿cuales son los problemas del jefe? no los vamos a decir todos pero si son aquellos susceptibles de contribuir directamente a incrementar el valor de la empresa, departamento…… la motivación del equipo, el rendimiento del mismo.

Por otro lado la palabra problema tiene connotaciones negativas inmerecidas. Pareciera que lo humano es huir de los problemas….. marrones….. y ciertamente, observando a nuestro alrededor es fácil creerlo. En realidad un problemas es un a oportunidad de lograr algo singular y diferenciado. Y ese logro es, según diversos estudios e investigaciones, lo que más satisface a las personas en su trabajo.

Procedimientos para la resolución de problemas:

Formulario de hipótesis Se empieza por establecer hipótesis preliminares que se utilizan para avanzar en la resolución de un problema, en cuyo transcurso se invalidan o confirman. Este es un método que por lo general sirve para adelantar rápidamente, pero que suele no ser útil ante situaciones complejas. En esta fase también visualizamos los datos que tenemos y los vamos agrupando.
Divergencia-convergencia: Primero se analizan ya con más detalle los datos antes visualizados relativos al problemas a resolver, desmenuzamos la realidad en muchos pequeños fragmentos, para hacer converger después los hechos más relevantes en una solución única. Este método es más riguroso, pero suele ser más costoso y no suele aportar soluciones inmediatas.

El siguiente paso es el análisis.

Resolución problemas: La fase de análisis del problema.

Esta etapa es clave en la resolución de problemas y la toma de decisiones correctas. En realidad la mayor parte de las soluciones a un problema suelen estar contenidos en el propio problema. Sin una aproximación ha la realidad sin adecuar al nivel de donde viene o de la profundidad del mismo. habrá soluciones que quedaran para siempre sumergidas con el paso del tiempo sin que lleguen a esclarecerse, como si un asesinato estuviésemos hablando. Seguro que os suena la palabra “ ya me lo temía, eso pensaba yo”, “eso fue lo que te dije”, ……….. pero me he callado, por eso decimos habla ahora o calla para siempre.

Nuestro trabajo ya suele ser arduo; para hacerlo más llevadero y eficaz, debemos pensar en términos de oportunidades, en lugar de en enojosos problemas, Al fin y al cabo, detrás década nuevo hallazgo o pista suele estar la solución, esto nos permite dar un salto sustancial en el progreso para buscar la solución.

Para esto debemos usar una metodología de análisis de problemas, hoy vemos un modelo utilizado sobre todo por empresas líderes y este basado en la calidad total. es el llamado QQCCDP.
Antes de pensar tan siquiera en cuál es la mejor solución para un problema , hay que preguntarse y obtener una respuesta lo más completa posible a las siguientes preguntas:

¿Qué es lo que ocurre?
¿Quién esta implicado?
¿Cómo sucede?
¿Cuándo sucede?
¿Dónde tiene lugar?
¿Por qué acontece así?

Ademas si es posible especialmente si el problema o situación parece complejo e inabordable, será oportuno separar el todo en partes. Y entonces empezar a analizar el problema con unas primeras hipótesis, que a lo largo del proceso de análisis hay que ir refrendando contra la realidad, tal como se ha mencionado antes.

Resolver adecuadamente un problemas es más una cuestión de enfoque, o de orientarlos de manera sistemática que de inspiración. Incluso la mayor parte de artistas que sobresalen, confiesan una y otra vez que su éxito se debe más al trabajo arduo y con método que precede a su fama, que a sus extraordinarias dotes o a una particular iluminación. Como dice una escritora famosa, “Que me venga la inspiración, sí, Pero que me coja trabajando…..”.

Asumir el enfoque sistemático de un problema requiere recorre los siguientes pasos de forma secuencia y que vamos a recordar:

1- Obtener toda la información posible con respecto al problemas.
2- Seleccionar los datos más relevantes, o que parecen tener un mayor peso entre las causas de aparición del problema.
3- Establecer relaciones (de clasificación, descriptivas, causa-efecto, aleatorias, etc,) entre las informaciones recogidas.
4- Comprobar progresivamente las conclusiones que se van obteniendo, en relación a los hechos que las soportan.