Los tablets mejoran la conciliación de la vida laboral y familiar

¿Puede incrementar un “simple tablet” nuestra productividad? y lo que es más…¿Puede mejorar la conciliación de nuestra vida laboral y familar? Un reciente estudio elaborado por la consultora Staples Advantage, pretende demostrar que en efecto, dotar a nuestros empleados de un tablet no sólo redunda en su  beneficio, sino en el de la empresa.
Aunque la muestra que han tomado no parece demasiado representativa (200 usuarios de tablet), lo cierto es que los resultados hablan por sí solos. El 60% de los encuestados declararon ser más productivos cuando utilizan un tablet y un más que significativo 80% declararon que había mejorado la conciliación de su vida familiar y laboral.
Para Ed Ludwigson, “la fiebre y el optimismo que ahora mismo los usuarios sienten por los tablets” podría justificar parte de este incremento en la productividad. El hecho de que además sean dispositivos tan ligeros y portables, muestra que un porcentaje significativos de usuarios no se separen de su dispositivos favorito cuando están en la cama (78%), en el baño (35%) o incluso en un restaurante (30%) lo que además del ocio personal, permite que los usuarios puedan trabajar con comodidad desde casi cualquier sitio.
Sin embargo, en relación con el trabajo, los hábitos de uso son similares al de los smartphones. Y es que según la misma encuesta mientras que el 75% confirman que la consulta del correo electrónico forma parte de su rutina diaria, únicamente un 33% afirma que de forma más o menos habitual utiliza su tablet para editar documentos.
Sin embargo quizás lo más interesante de la encuesta el el hecho que revele que si bien es cierto que para el 95% de los usuarios el tablet es un dispositivo secundario o complementario de su equipo principal, un 60% imaginan un futuro próximo en el que se convierta en su equipo principal.

 

Fuente: muypymes.

Análisis coste – beneficio de un vistazo

A la hora de compra software, hardware equipamiento de utilidad para trabajar debemos de tener en cuenta lo que gastamos, todos sabemos que la inversión en este campo siempre acaba siendo rentable si se hace buen uso de la misma y se optimiza la compra. Aunque no se tengan conocimientos financieros la mayoría de la gente identifica como buen momento para invertir cuando los beneficios son mayores que los costes. Sin embargo, no todo el mundo comprende lo que realmente implica el análisis coste – beneficio, por lo que es interesante aportar algo de información al respecto.
Como definición resulta válida la que aporta Wikipedia,
razonamiento basado en el principio de obtener los mayores y mejores resultados al menor esfuerzo invertido, tanto por eficiencia técnica como por motivación humana. Se supone que todos los hechos y actos pueden evaluarse bajo esta lógica, aquellos dónde los beneficios superan el coste son exitosos, caso contrario fracasan.

En la práctica, que es lo que interesa, seis son los criterios para aplicar el análisis coste – beneficio:

  1. Entender cual es el coste de “status quo”, es decir, de la situación actual. para ello es necesario comparar el valor relativo de realizar una inversión frente a la opción de no realizarla.
  2. Identificar los costes, no solo los actuales sino también los futuros. En el caso de comprar un smartphone podemos comprarlo libre o através de una operadora con un precio menor de compra pero seguramente un mayor gasto mensual en la tarifa telefónica.
  3. Identificar los beneficios, es decir, determinar qué beneficio se obtendrá realizando la inversión. Continuando con el ejemplo anterior, los beneficios de comprar un móvil a través de una operadora puede hacer que resulte más barata su adquisición porque para el plazo de permanencia; puede resultar interesante por representar un modo de financiar la adquisición del terminal, puede suponer una mejora en la calidad de servicio, etc.
  4. Determinar el ahorro en costes que produce la inversión. Manteniendo el ejemplo, adquirir el teléfono con tarifa de datos puede contribuir a eliminar la linea fija del domicilio, lo que impimplicaría un ahorro directo en costes.
  5. Definir un período para los costes y los beneficios esperados ocurrirán, no sólo especificando el tiempo sino también la cantidad.
  1. Evaluar los costes y beneficios no cuantificables. En el caso de que quien adquiera el smartphone sea un empresario o un autónomo tener conexión a Internet en el móvil le permite un contacto permanente con la oficina, su e-mail, a su cuenta de Twitter e incluso poder accder remotamente a su PC o servidor para disponer de la información precisa en el momento oportuno. Como coste, podría ser el incremento de la complejidad en el uso respecto a un móvil convencional.

Lo que se propone, en síntesis, es recopilar los puntos fundamentales a tener en cuenta cuando se realiza cualquier tipo de inversión, sea cual sea el escenario en el que se produzca, de un modo rápido, sencillo y evitando omisiones que puedan resultar determinantes.