¿Por qúe soy incapaz de recordar mi contraseña

De vuelta a la oficina el pasado lunes, no pude empezar a trabajar porque había olvidado la contraseña de mi ordenador. Mi cerebro era incapaz de recordar.
Al principio, nunca olvidaba mi contraseña. Pero eso es porque la palabra secreta que había escogido era ………. Las cosas empezaron a torcerse cuando los del soporte me dijeron que tenia que hacerlo vía web, pero a la web no podía acceder sin la contraseña, probé todas las que debía o debería tener y me dijeron que esta contraseña no volvería a servir que debería cambiarla cada 3 mese. Reacio, busqué algo más elaborado y para no olvidarla, y pensé en escribír la palabra en un post-it y lo pegarla en mi monitor justo lo que no se debe hacer.

Pero ahora, las notas en los monitores están mal vistas, y el ordenador insiste en que mi clave contenga una mezcla de letras y números y que se cambie continuamente. He diseñado un sistema: alterno a los miembros de mi familia, con letras mayúsculas, puntuación, mese, ……….. Pero es lo bastante simple como para que cualquier hacker lo descifre y lo suficientemente complicado como para frustrarme. Soy incapaz de recordar por qué miembro de la familia voy o su edad.
Ya sería suficientemente malo si sólo tuviera que recordar una contraseña. Pero tengo claves para mi banco, mi correo electrónico, Amazon y para cualquier página en la que haya comprado. La mayoría son variaciones sobre un tema, algunas más largas que otras, ¿pero cuál es cuál?
En cierta medida, me consuela el hecho de que mi técnica es mejor que la de otros. Un reciente estudio de 23 millones de contraseñas mostró que la más popular con diferencia es 123456. Entre las palabras, Password ocupa el primer lugar, seguida de Iloveyou, princess y rockyou.
Existe una nueva aplicación que pronto podrá descargarse en el iPhone, que ofrece una serie de imágenes para ayudarnos a recordar claves aleatorias, pero parece complicada para mí. En su lugar, se me ocurre una ayuda nemotécnica más sencilla basada en lo único que puedo recordar: las letras de los Beatles. Una contraseña podría ser H!Ins, H!Nja (Help! I need somebody, Help! Not just anybody). Pero hay dos problemas. No estoy segura de acertar con la puntuación y, según un estudio, estas claves son igual de fáciles de descifrar.
Muchos portales intentan dar mayor seguridad haciendo preguntas. Pero no me parece que estas preguntas sean fáciles de recordar. De hecho, a menudo tengo que inventar respuestas y apuntarlas.
Por complicada que sea la clave, no es segura. Quien quiera que entrara en la red de PlayStation tiene acceso a 100 millones y se podrán descifrar sin esfuerzo. Los hackers podrían entrar en sus cuentas y gastar su dinero.
No puedo evitar preguntarme por qué es todo tan complicado. Para tener acceso a mi dinero lo único que necesito es una tarjeta y un PIN de cuatro números. No necesito saber mi comida favorita ni recordar la edad de mis hijos. ¿Por qué no podemos hacer lo mismo con un ordenador?

Y por ultimo para no enrrollarme el jueves en mi viaje a Madrid me ha servido de consuelo que no soy el único que le ha pasad pero me ha gustado la idea de una compañera Jefa a la cual agradezco su aportación y es que antes de ir de vacaciones programa el correo para que le llegue un correo para recordarle que tiene el aviso de ausencia activado y le manda las claves por corre electrónico a la Blacberry en la cual si puede entrar a ver dicho correo. Simplemente me ha parecido una idea muy practica, funcional.

Respeto entre jefe, empresario, trabajador….. pero ante todo compañeros.

Entornos informales, realidades informales. Negocios informales, tratos informales. Tantas y tantas cosas informales, pero existe una cosa que como mínimo dentro de la informalidad, no se debería perder: el respeto entre compañeros (Jefes, empresarios, trabajadores, liberados sindicales….) y más con quien nos paga el salario o influye en el salario.

De acuerdo que hoy se trabaja más por proyectos, de acuerdo que vivimos en un entorno más colaborativo y menos estructurado, de acuerdo que no hace falta ver al empresario para el que se trabaje como al gurú ante el que hemos de arrodillarnos. Pero de eso a pensar que estamos de cervezas con él mientras estamos trabajando media un trecho.
El trabajador es el trabajador y el empresario es el empresario. Y del mismo modo que el empresario debe de respetar al trabajador, el trabajador también debe de respetar al empresario y a la empresa que trabaja, y existen ciertos límites que no se deben traspasar.
La cordialidad en todo momento, pero el mostrarse y el actuar como si fuésemos “colegas” de toda la vida, puede traernos muchos problemas. Puede hacer que se traspasen ciertos límites que posteriormente sean muy difíciles de resituar.
En el medio estamos lo jefes y mandos intermedios, por lo que se mira para dos lados tanto para arriba como para abajo. Pero mire donde se mire si hay respeto la situación debe ser de una cordialidad difícil de superar y sobre todo motivadora para todos y sobre todo satisfactoria para la empresa por eso me quedo con las palabras para mi fundamentales en el ambiente laboral, RESPETO y TOLERANCIA.