El portátil también se ha quedado en casa en vacaciones.

Tal como os comentaba en el articulo de ayer también he dejado el portátil en el maletín.
Hasta ahora cuando nos íbamos de vacaciones teníamos que llevarnos si o sí nuestro portátil si queríamos trabajar o echar un vistazo a nuestro correo electrónico, etc. Pero hoy en día con la llegada de los teléfonos móviles inteligentes, con línea de datos el portátil se queda en casa por vacaciones. Reconozco que he llevado el Ipad.
Porque muchas de las tareas para las que necesitábamos el portátil pueden ser perfectamente asumidas por los teléfonos móviles inteligentes. La gestión del correo electrónico que nos ayuda a despachar temas urgentes o realizar consultas de documentos, más que la edición de los mismos. Solo las urgentes y si eso empezar a mirar dos o tres días antes.
Porque la realidad es que para la edición quizás es más cómodo un portátil, y sobre todo más productivo, pero en muchos casos el teléfono nos da una mayor autonomía que lo compensa. Es decir, pocos son los que se llevan el portátil a la playa sin embargo la BlackBerry es habitual verla en este entorno.
Al fin y al cabo estamos de vacaciones, de manera que si tenemos que realizar alguna pequeña modificación en los documentos que hemos revisado tenemos más tiempo para ello. Aunque lo mejor es realizar una llamada para que alguien que está en la oficina sea el que lo modifique.
El teléfono nos ayuda más en la toma de decisiones que en la edición. Más para equipos directivos, por ejemplo que para autónomos. Es decir, no me imagino a un webmaster que trabaja como autónomo editando o corrigiendo código de la página de un cliente con el móvil. La cuestión es saber desconectar aunque no podamos permitirnos abandonar del todo nuestro trabajo.
Lo dicho solo lo URGENTE, pues no todos los trabajos son iguales.