Cinco reglas para la gestión del talento en una empresa

La gestión del talento es uno de las labores más importantes de la gestión de una empresa. No se debe pensar que sólo con algo de inversión y con mucha exigencia, se va a sacar la productividad que se necesita para sobrevivir en la economía moderna.
Los empresarios deben saber que cómo gestionan a sus trabajadores tiene un papel decisivo en la consecución y superación de sus objetivos, y eso va para empresas pequeñas también, no sólo para las grandes. Las cinco reglas para la gestión del talento en una empresa que nos da la consultora, Towers Watson, y que explican en el artículo vinculado son las siguientes:

  1. Nunca hay suficiente dinero.
  2. Si no mide el impacto sobre el negocio, es una distracción.
  3. Deja a los números guiar las decisiones sobre el talento.
  4. Desarrollar habilidades adaptables.
  5. Simplifica la gestión de los rendimientos.

Lo que muchos entienden por gestión del talento es la administración de los horarios y el pago de los sueldos, como si fueran extensiones del departamento de pagos y contabilidad. Para saber cuál de estas es tu empresa sólo hay que pensar a quién llamas si no te han pagado tu sueldo, si llamas a personal, es que este departamento es más contabilidad y menos personal de lo que debería ser.
En algunos casos, empresas incluyen la trayectoria profesional de los trabajadores dentro de la empresa como parte de su gestión del talento. Sin embargo, lo que no se tiene en cuenta, y es muy importante, o debería serlo, es cómo se gestiona la forma de trabajar. La forma de trabajar quiere decir mucho más que las horas que trabajas, y es fundamental en la consecución de la conciliación del que muchos hablan y muy pocos entienden.
Estas formas adicionales de trabajar se relacionan con las horas que se debe trabajar, cómo se debe ejercer esas horas en un periodo mensual, donde se ejercen, cómo se pueden compartir, y la flexibilidad de decisión que tienen los trabajadores sobre todos estos temas.

El jefe es un tirano y un déspota; Opinión.

A Continuación detallo un articulo del expansión sobre el comportamiento de los Jefes.

22.06.2011Manuel del Pozo

Seguro que no se atreve a decírselo a la cara, pero lo puede tuitear y colgarlo en Facebook y LinkedIn.

No hay ninguna ley que se lo impida, siempre y cuando lo haga desde su casa y no en horario laboral. Al parecer, los empleados tienen derecho en Internet para comentar libremente con los demás las condiciones de sus puestos de trabajo.

Pruebe a poner verde al jefe, que eso relaja mucho, y si no le despiden, me lo cuenta y así puedo hacerlo yo. En España todavía no hay ninguna sentencia al respecto, pero sí en Estados Unidos donde la empresa American Medical Response tuvo que indemnizar a una empleada a la que había despedido por llamar enfermo psiquiátrico a su jefe en su página de Facebook. Sigue leyendo “El jefe es un tirano y un déspota; Opinión.”