Competitividad en diez pasos

Hace unos días tropecé con una presentación muy interesante que mostraba ideas alternativas para mejorar la competitividad de las empresas. Ante todo os recomiendo la presentación, son trece diapositivas muy entretenidas y clarificadoras acerca de las nuevas tendencias que se están empezando a aplicar para mejorar la competitividad.
Realmente utilizamos tanto el término de competitividad, inteligencia competitiva, innovación competitiva, etc. que final acaba por ser una figura tan abstracta y tan vaga que uno acaba por perderse en la polisemia del término. Lo que no genera ninguna duda que para tener éxito nuestro producto, idea o negocio ha de resultar atractivo para el mercado.

La gran cuestión es cómo mejorar nuestra situación respecto a nuestros competidores para poder ser más competitivos. Las diez propuestas que aporta la presentación de Consultoría Artesana en Red son realmente interesantes y quien quiera conocerlas le invito que lo haga accediendo a la presentación.
Yo por mi parte me quedo con cinco puntos que suscribo plenamente, sin desmerecer ninguno de los otros cinco restantes.

  1. Dar espacio a los clientes y otros grupos de interés… da pie a que tengan experiencias con nuestro producto/servicio.
  2. Effortjoyment. Quita carga y añade diversión a tu negocio.
  3. Las personas quieren sentirse útiles pero también conseguir sus proyectos: ¿los conoces?
  4. Nuestra tumba: que la gente desmotivada no quiera dejarnos.
  1. Networking. Teje red, ese es el futuro, la cooperación con gente y empresas que aún conoces. Formas una comunidad no compites en un mercado.

En definitiva, divertirnos con lo que hacemos, no sólo el empresario sino todos aquellos quienes participan en el proyecto, y hacer de éste, el propósito común de todos. Que los integrantes del equipo se sientan importantes pero que puedan encontrar en la organización el lugar donde puedan satisfacer sus propios proyectos. Importantísimo, preocuparnos en conocer si con quienes trabajamos están motivados, si no es así conocer porqué no, si esto no resulta, facilitar que la gente desmotivada abandone nuestra organización, será un beneficio común. Networking, no sólo hay que crearla si no además alimentarla implicando a clientes, proveedores, competidores, etc. todos importan y todos aportan.

Razonar en nuestro tiempos.



Razonar es siempre tan difícil para mí.
Qué más da si al final todo me sale siempre bien, del revés.


Como bien canta Robe en “Jesucristo García”, para mí es difícil, y lo es mucho más aún en estos tiempo de crisis que corren. No sé para vosotros, pero creo que es generalizado. En Actibva publican hoy una interesante entrada dedicada a la toma de decisiones en tiempos de crisis. Dentro de estas reflexiones, extraigo las siguientes:
En situaciones de crisis es imprescindible mantener la cabeza fría. Cuando los factores externos provocan sentimientos o reacciones negativas, tenemos que evitar a toda costa la toma de decisiones por impulso, dado que cometer un error es muy probable. También ocurre que nos podemos precipitar en la toma de decisiones por ejemplo en la empresa al cerrar una venta en condiciones más desfavorables motivados por la urgencia de obtener ingresos ya sin esperar a finalizar una negociación más correcta.
Debemos pensar que toda situación negativa es transitoria, aunque no sepamos determinar cuando va a pasar. “Siempre que llueve, al final para” es una frase que resume perfectamente lo anterior. Sumirnos en la depresión del túnel sin salida sólo genera que afloren nuestros aspectos más negativos.
Pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor, o que pudimos mejorar resultados anteriores, sólo sirven para gastar tiempo y energías necesarias que debemos aplicar en gestionar nuestros recursso actuales. De los errores del pasado se aprende y punto, pero ni se mejoran ni se empeoran.
Adaptarnos al entorno. La concepción de nuestra empresa debe ser como la de un ser vivo, independiente interrelacionado con todo lo que le rodea, por lo que cuando el medio se vuelve hostil, adaptarse o morir es una necesidad de primer orden. No podemos mantener estrategías o sistemas que no funcionan indefinidamente en el tiempo.
En definitiva, interesantes reflexiones las que tenemos en esta entrada para aplicarlas en nuestra decisión estratégica y empresarial si no queremos que “nos salga todo bien, del revés

http://www.pymesyautonomos.com/actualidad/razonar-en-tiempos-de-crisis