La toma de decisiones valientes

Estándar

Peter Drucker es uno de los padres y exponentes más importantes del Maganament. Es probable que no estéis de acuerdo con esta afirmación, ni con todos los trabajos que publicó a lo largo de su vida, pero bajo mi punto de vista ha sido el número uno del siglo XX en temas referentes a la administración de empresas.
De la multitud de citas, ensayos y textos que podemos encontrar con su firma por cualquier sitio, me quedo con la siguiente frase:
Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó una vez una decisión valiente

Y me gusta mucho el significado que lleva impreso esta cita. Ser valientes y tomar decisiones valientes dentro de la propia organización empresarial como pilar para el crecimiento y el éxito.

Todas las empresas buscamos siempre la anticipación a los sucesos, trabajar con un guión preestablecido, tanto para el área economico-financiera como comercial, técnica…. No nos gustan las sorpresas, perder el rumbo de los diseños estratégicos que hayamos llevado a cabo, tanto en planificación como en revisión de los mismos.
En todas estas labores propias de dirección, muchas veces dejamos aparcada a un lado la intuición, asumir riesgos en la propia toma de decisiones, el miedo al error. Ahí está la clave para poder afrontar una toma de decisiones valiente: tenemos que perder el miedo al error.
Sólo cuando somos capaces de asumir un error y aprender de él, estaremos capacitados para llevar a cabo la toma dedecisiones valiente, con riesgo, con resultados poco predecibles. No todo está determinado y escrito en esta vida, ojo no anarquía, sino la consecución lógica de sucesos no siempre es posible.
De ahí, que una toma de decisión valiente en un momento adecuado haga que mi empresa sea un exponente diferencial en mi propio campo de actuación. Es más, ser valiente a la hora de decidir, no es aplicable sólo al mundo empresarial. Las dotes de dirección son propias, y no existe una distinción clara sobre una decisión valiente en campos fuera de los negocios.
Recordad: ningún cobarde ha pasado a los libros de historia, aunque claro, mi exjefe también decia que “los cementerios están llenos de valientes”, y es probable que tenga razón, pero su empresa ha acabado cerrada.