Liderazgo y clima laboral

Daniel Goleman es conocido por ser el autor del libro Inteligencia Emocional. Hace un par de semanas estuvo en Madrid dando una conferencia en Expo Management 2011 y aprovechando la ocasión Expansión mantuvo una, más que interesante, entrevista con él en la que le preguntaron por distintas cuestiones.
De entre los temas tratados me llamó especialmente la atención el que dedica al liderazgo. En ocasiones, parece que en las empresas quienes deben mostrar sus actitudes y virtudes son los empleados ya que en los dirigentes y responsables de las empresas, se da por supuesto, como el valor en el ejército.

Sin embargo, no hay que obviar la influencia del líder en el ambiente laboral. Dependiendo de su capacidad para generar una buena atmósfera de trabajo y como le perciban sus empleados, los resultados que obtendrá serán más o menos favorables para sus propios intereses y los de la organización en general.
Goleman en este sentido distingue entre cuatro tipos de liderazgo:

  1. Visionarios, que son aquellos ejecutivos que proporcionan una dirección y visión a largo plazo.
  2. Orientadores, los que desarrollan a los empleados para el futuro.
  3. Los que marcan la pauta presionando para la realización de las tareas.
  1. Autoritario, que se caracterizan por exigir obediencia.

Tanto los visionarios como los orientadores son quienes tienen un mayor impacto positivo sobre el clima laboral al ser percibidos como más favorablemente por sus subordinados. Por el contario, quienes marcan la pauta y los autoritario son quienes más deprimen a los grupos y la percepción que se tiene de ellos es desfavorable influyendo negativamente en los resultados que se obtienen.
Como ya comenté en una entrada anterior el poder viene dado por el organigrama de la institución, sin embargo, la autoridad es el reconocimiento que una persona genera con independencia del puesto que ocupe y esta cualidad hay que trabajarla cada día siendo productivos y constructivos con todos aquellos que colaboran con nosotros.

Las razones más comunes para cabrear a tu jefe y buscar un expediente o un despido.

Este Estudio de las formas más comunes de conseguir que te despidan nos da la siguiente lista:

  1. Bajo rendimiento.
  2. Llevar tus problemas personales a la oficina.
  3. Que te pillen que mentiste en tu entrevista de trabajo o en tu curriculum.
  4. El abstentismo y no seguir el horario.
  5. Que te pillen mintiendo o robando.
  6. Que te pillen durmiendo en el trabajo (aunque supongo que la siesta será otra cosa en España).
  7. Participando en política en la empresa.
  8. Participando en chismes y siempre protestando.
  9. Acoso sexual de un compañero de trabajo.
  10. Negarse a seguir instrucciones de los jefes.
  11. Navegando el Internet de forma no autorizada e incumplir las normas de correo electrónico de la empresa.
  12. Estar borracho en la empresa.
  13. Quejándose de tu jefe o de tu empresa en Facebook o Twitter.

En mi experiencia, en empresas grandes la séptima te consigue ascensos más que otra cosa. ¿Conocéis algunas de estas en vuestras actividades? Lo bueno es que estas actividades son evitables, suponiendo que no queremos que nos despidan.
Vía | Business Insider (en inglés)