Lectura: “El camino de Steve Jobs” o el liderazgo absoluto

“El camino de Steve Jobs” es un libro en el que Jay Elliot, exvicepresidente de Apple, analiza la trayectoria del fundador de la multinacional de la manzana, y en el que concluye que no es reemplazable como líder carismático, pero sí “por un triunvirato para continuar con su legado”.

Es la imagen de Steve Jobs desde el punto de vista de alguien que le admira y que comenzó a trabajar con él cuando “el líder” tenía 25 años y Jay Elliot más de 40. “No confíen en nadie mayor de cuarenta años, excepto en Jay”, recuerda que decía Jobs en este libro, que publica en España la editorial Aguilar y está escrito en colaboración con William L.Simon.

Elliot relata la historia de un hombre que un día soñó en retirarse a un monasterio budista y que cuando era muy joven “podría haber terminado en la cárcel”, explica.

En la multinacional de la informática se rodeó de “los mejores”, un grupo de incondicionales que llamaba “piratas” y compitió con su Mac contra el ordenador estrella de Appel, el Lisa.

En el libro se le muestra como un líder exigente que desde que empezó hasta la actualidad entusiasma a sus empleados, a los que premia, jalea y exige al máximo sin tener en cuenta horarios, aunque Elliot afirma que respeta la vida privada.

La idea de cambiar la sociedad empujado por la pasión es el principio que Jobs inculca en su equipo y quiere llevar a los consumidores; él se ocupa de absolutamente todos los detallas del producto, desde la concepción del mismo, el embalaje, la publicidad o el contacto con la prensa.

Sin duda es el libro escrito por un admirador de Jobs, que lo considera irrepetible, pero también muestra la evolución de las grandes multinacionales tecnológicas en los últimos 30 años y sus relaciones.

Cuenta la reacción de Jobs ante los problemas, su salida de Apple a los 30 años, su nueva empresa NeXT, la compra de Pixar y sus éxitos con Toy Story, Bichos, Buscando a Nemo o Wall.E.

Su vuelta a Apple en 1997 supuso para la empresa, en particular, y para el sector tecnológico, en general, una nueva revolución con el iPod, el Phone y el iPad, y convirtió a la multinacional en palabras de Elliot en “un Disney de alta tecnología”.

Fuente: “El camino de Steve Jobs” o el liderazgo absoluto – CincoDías.com.

Gold farming en la cárcel

Una cárcel llena de jugadores del World of Warcraft no es algo que en principio entre en la imaginación. Pero en China se ha visto, en una cárcel china se obliga a los prisioneros a hacer jugar al juego todo el día para recolectar oro que vender en el mundo occidental.
Al parecer los carceleros se han dado cuenta de que pueden ganar más obligando a los presos a hacer gold farming que con trabajos manuales y les obligan a estar jugando unas doce horas diarias, sin que se apaguen los ordenadores nunca. Un antiguo prisionero ha denunciado esta actividad.

Personalmente el gold farming me parece un trabajo bastante menos penoso que otros muchos trabajos que uno se puede encontrar. Es algo bastante duro, pero no me parece el peor trabajo del mundo. A todos se nos pueden ocurrir un par de docenas de trabajos más duros y deprimentes. En cambio si es obligado es algo completamente distinto.
Lo que no sé es como van a reaccionar los desarrolladores de videojuegos ante este tipo de noticias. Aunque dudo que puedan hacer nada en la práctica. El gold farming parece que va a seguir existiendo mientras que sea rentable, pero hasta el momento era una especie de trabajo y muchos de los compradores de oror lo entendían perfectamente. Pero no creo que a Blizzard u otras empresas les siente bien que los nuevos goldfarmers no son trabajadores en su casa o en una empresa, sino que están obligados en campos de trabajo.
Por supuesto que el goldfarming está prohibido por muchas empresas, pero en la práctica creo que no estamos viendo que lo hayan conseguido parar. Se trata de un negocio lucrativo, y supongo que más todavía cuando no tienes que pagar al jugador ya que lo hace obligado.