“En el teletrabajo hay que saber cuándo procastinar y cuándo dar el callo”

Estándar

Este miércoles pasado se celebro el ‘Día de la oficina en casa’. La teoría dice que aumenta la productividad para las empresas y que sus trabajadores concilian su vida laboral y profesional.
Sin embargo, hay historias dignas de mención que van más allá de trabajar desde casa. Es el caso de Luis Suárez, el teletrabajador 2.0. Es un evangelista de redes sociales y gestión del conocimiento de IBM que vive y teletrabaja en Maspalomas (Gran Canaria).
Se autodefine como un “hippie 2.0” y tiene en su haber haber llegado un paso más allá todavía, haciendo casi una cabriola imposible para cualquiera que trabaje con un ordenador: vivir sin correo electrónico y comunicarse únicamente a través de servicios alternativos y redes sociales.
Contactar con él no fue trivial, pero pudimos hacerlo a través de Twitter y Skype. Y nos ayudó a entender cómo ven desde el otro lado las empresas el hecho de que sus empleados teletrabajen o cómo convencerlas para apuntarse al carro de la modernidad.

“En parte es una cuestión de costes y ventajas”

Afirma que en IBM la cultura del teletrabajo lleva ya implantada unos diez o quince años, y que más o menos la mitad de los empleados teletrabajan desde casa o en oficinas de clientes. “En parte es una cuestión de costes y de ventajas; yo por ejemplo cuando vivía en Holanda empleaba 5 horas al día en ir y volver al trabajo”.
La clave es el entendimiento profundo de cómo funciona la corporación, afirma. “Se trata la cultura de las organizaciones”, dice, “si valoran la productividad por la presencia o por el contrario valoran los resultados y cumplir objetivos”.


Más productivos, sobre todo al principio


Suárez incluso afirma que “muchos empleados al comenzar a teletrabajar se obsesionan un poco y en realidad hacen más horas y son más productivos que estando físicamente en la propia oficina”.

“La autodisciplina debe ser muy fuerte: saber cuándo puedes procrastinar y cuándo dar el callo”

Ese sería un primer consejo: explicarle a las empresas que los empleados van a ser personas más felices y que no solo van a trabajar lo mismo y conseguir sus resultados y objetivos, sino tal vez incluso más de lo esperado.
En el blog de Suárez hay una enorme recopilación de consejos sobre cómo ser más productivo en teletrabajo desde casa. A consejos bien conocidos como el uso de la técnica pomodoro (administrar el tiempo en pequeños bloques) se añaden otros de experiencia personal: “La autodisciplina debe ser muy fuerte: saber cuándo puedes procrastinar y cuándo dar el callo”.
Entre las ventajas de trabajar en casa, cita otra muy clara: “la eliminación de las interrupciones; dicen que tras cada una de ellas necesitas entre 5 y 10 minutos para enfocarte y seguir trabajando”.

Solución extrema: eliminar el correo electrónico
Una de las soluciones “extremas” de Suárez para conseguir esa eficacia y enfoque incluye haber eliminado el correo electrónico de su día a día desde hace ya cuatro años.
Ha pasado de dedicar 2 ó 3 horas diarias a emplear tan solo 15 minutos a la semana  -y sólo para mensajes personales o con gente que se niega a usar otros métodos.

“A menos que una información sea altamente confidencial, todo lo demás es totalmente público”


Esto encaja además con algo más profundo: una idea de transparencia y apertura muy a lo “web 2.0” en la que toda la información es pública: “Es una cuestión de lo privado, oculto y secreto frente a la transparencia”.
Además, Suárez considera que “todo lo que uno produce es una fuente de conocimiento inmensa; una vez que te abres a los demás es imposible volver atrás. A menos que una información sea altamente confidencial, para mi el resto es totalmente público”.
Suárez utiliza su blog, Twitter y otras herramientas para llevar a cabo todas sus comunicaciones. Y desde la experiencia afirma que la estrella del momento es Twitter: “llevo allí cuatro años, pero durante el último ha sido cuando se ha vuelto más interesante y equilibrado al estar presentes compañeros que antes sólo usaban herramientas internas de la empresa”.
A este respecto también menciona una diferencia respecto a las empresas con jerarquías inflexibles y filtros por doquier: “trabajar de este modo tan abierto y transparente elimina las barreras permitiendo el contacto directo: puedes interactuar con los clientes o dar una entrevista para un periódico, sin verte bloqueado por otros departamentos”.
Video:http://www.rtve.es/alacarta/videos/para-todos-la-2/para-todos-2-debates-teletrabajo/1022396/
Fuente:http://www.rtve.es/noticias/20110622/teletrabajo-hay-saber-cuando-procastinar-cuando-dar-callo/442777.shtml