El océano azul del Cirque du Soleil

Estándar



Conforme a la tesis del océano azul las empresas afrontan dos tipos de mercados posibles: los océanos rojos y los océanos azules. Siendo los primeros, los mercados e industrias existentes y consolidados y, por tanto, con grandes barreras de entrada. Los océanos azules son los contrarios, nuevas ideas y planteamientos de negocio que permitan soslayar las barreras de entrada a la industria.
Otro elemento determinante del océano azul es la necesidad de cooperar con la competencia (es decir, la coopetencia) apartando la competencia destructiva entre empresas y, de esta manera, junto al desarrollo de la innovación generar valor que permita ampliar los horizontes comerciales de la organización.

Una estrategia océano rojo se puede definir como una estrategia agresiva, ya que la empresa lucha por competir en el espacio existente. La competencia es un elemento relevante de la estrategia al acceder al mercado retando a la competencia y explotando la demanda existente en el mercado. Por tanto, este planteamiento exige que la empresa deba elegir entre la disyuntiva de coste o valor. La competencia en el mercado se torna sangrienta por lo que el océano se tiñe de rojo.
La estrategia océano azul es la antítesis, la empresa accede al mercado generando un nuevo espacio de mercado y creando, por tanto, nueva demanda. La competencia pasa a ser un elemento secundario de la estrategia, al no competir por la misma demanda, y no se basa en la elección de valor o coste.
Los océanos azules, por tanto, se caracterizan por la creación de mercados en áreas que no están explotadas en la actualidad, y que generan oportunidades de crecimiento rentable y sostenido a largo plazo. La mayoría de los océanos azules surgen de los océanos rojos al expandirse los límites de los negocios ya existentes.
Los autores de esta estrategia utilizan como paradigma de esta estrategia Cirque du Soleil. La estrategia del Circo del Sol, consiste en la fusión de elementos característicos del circo, las carpas, los acróbatas, los payasos, con elementos distintivos del teatro, un argumento, la inclusión de la danza y música específica para la representación. En otras palabras la sofisticación del teatro.
De esta manera han conseguido hacer un espectáculo adecuado para el público infantil, por la diversión, y el público adulto por las referencias teatrales del propio espectáculo. El Circo del Sol no sólo ha ampliado los horizontes de la demanda, además, ha conseguido eliminar el principal riesgo de los circos tradicionales, es decir, reducir los elevados gastos de explotación al eliminar las grandes estrellas del elenco de artistas.
Este ejemplos muestra la relevancia de la creatividad en el proceso innovador. Y que innovación no significa desarrollos tecnológicos vanguardistas. Quien pueda hacerlo, enhorabuena, para el resto, la inmensa mayoría, es mucho más fiable plantearse qué innovación puede aportar de la observación de lo cotidiano para crear su océano azul y para ello, lo mejor es seguir los siguientes cuatro principios.
Video | You Tube