En busca del equipo ideal


La base del éxito y de la sostenibilidad de todo negocio está, desde mi punto de vista, en tres factores, el proyecto empresarial, la gestión y el equipo que desarrolla los dos anteriores. En el caso de las pymes, por su tamaño y sus limitaciones estructurales, una buena selección y gestión de nuestros socios, empleados y colaboradores es vital.
¿Cuáles son los elementos fundamentales para lograr un buen equipo? Competencia, confianza, valoración, colaboración, compromiso o motivación son algunos de los que debemos cuidar para que nuestro equipo funcione. No debemos obsesionarnos en rodearnos del mejor personal posible, si no que debemos buscar a las personas idóneas que nos permitan cubrir la mayor cantidad de aspectos que configuran el equipo ideal.

Es obvio que debemos de buscar para nuestro equipo a personas competentes, que tengan los conocimientos necesarios para desempeñar su trabajo. Eso nos lleva a la necesidad de que haya confianza, entre los miembros del equipo, en que el trabajo que haga cada uno en su parcela esté bien hecho. En las pymes no suele haber tiempo para que unos revisen el trabajo de los otros, salvo en el caso de la dirección de la empresa, es esencial por tanto que no haya desconfianza de unos respecto al trabajo de los otros.
Por supuesto es esencial la colaboración entre todos los miembros del equipo, no podemos permitirnos que cada uno vaya por su lado, se limite a su parcela y no se relaciones con los demás. El trabajo en equipo depende también de que todos colaboren y aporten a la organización algo más que su trabajo, debemos fomentar la comunicación, la empatía y el buen ambiente, no tenemos por qué ser todos amigos, pero si nos vamos a pasar 40 horas semanales juntos, pongamos las bases para que ese tiempo sea lo más agradable posible.
Es muy importante que la labor que desempeñe cada uno sea valorada por el resto, eso contribuirá también a la auto-satisfacción de las personas y, de esta manera lograremos mayor motivación de los individuos específicamente y del equipo en general. La motivación es un valor esencial para lograr un mayor grado de implicación y compromiso con la empresa y sus objetivos.
Por supuesto el factor dinerario es importante para conformar un buen equipo con el que llevar adelante nuestro proyecto empresarial y, en la mayoría de las veces, las grandes empresas, con grandes posibilidades económicas pueden llevar ventaja para captar y mantener a los mejores.
Pero, cada vez más, la gente busca algo más que dinero a la hora de decidirse por una oferta u otra, por eso, si no podemos competir en salarios, debemos ofrecer un valor añadido para conseguir que esa persona que consideramos idónea, se suba a nuestro barco y nos ayude a llevar adelante nuestro negocio.