Tareas para esta Semana Santa

Estándar

Las vacaciones de Semana Santa, que están a punto de acaba para muchos y otros ya están inmersos en ellas, es un tiempo para descansar, relajarse y, por supuesto, trabajar.

Si, no nos hemos vuelto locos, podemos aprovechar estos días para realizar actividades que normalmente no podemos hacer por falta de tiempo. Ya llegan las procesiones, los nazarenos, las torrijas… y con todo ello unos días festivos a los que podemos sacar partido de muchas formas. Desde el prisma empresarial es un descanso pero desde el punto de vista personal puedes aprovechar para estar con los tuyos, amigos, familia, y hacer esas cosa que tu mujer, novia, madre te encargo y lo has dejado para ………. procastinar. Por eso casi es mejor ir de vacaciones…

De todos modos recomendamos un listado de tareas a realizar en Semana Santa:

Correo electrónico: GTD si te suena familiar una bandeja de entrada con e-mails sin leer, otros pendientes de revisión, algunos sin clasificar, es hora de poner al día nuestro correo electrónico y dejarlo todo ordenado.

Contabilidad: facturas, proveedores a los que pagar, clientes que no han pagado… seguro que tenemos cuestiones de este tipo colgando. ¿Por qué organizar la contabilidad de nuestro negocio en estos días?

Lecturas pendientes: seguro que durante la temporada laboral hemos recolectado documentos o libros que nos interesaba echar un vistazo. Ahora es el momento de retomarlos y aprender nuevas ideas que nos ayuden en nuestra empresa.

Formación: buscar nuevos cursos especializados o probar el e-learning pueden llevarnos un tiempo que no tenemos diariamente. Ahora en vacaciones ya no hay excusa.

Experimentación: buscar un hueco para probar un nuevo software o una aplicación del móvil suele ser difícil en nuestra jornada laboral. Quizás ha llegado la hora de ponernos manos a obra y probar nuevas cosas.

Actualiza tu cibervida social: perfiles en redes sociales, blogs o web corporativa…seguro que tienes alguna de estos un poco abandonados. Pues es el momento de sentarse y ponerlos al día.

Retoma el contacto: seguro que en alguna ocasión conociste a un profesional muy experimentado en el tema que puede ayudarte en tu negocio. Vuelve a contactar con él, puede ser una valiosa colaboración.

Investiga las novedades del mercado: el día a día nos apalanca mucho y no nos deja pensar mucho en el futuro. Sin embargo, seguro que hay nuevas tendencias, ideas y hábitos que nos pueden ayudar en nuestra empresa.

Reflexionar el modelo de negocio: después de empaparnos de todo lo que se cuece a nuestro alrededor, quizás sea el momento de plantearnos nuestra estrategia empresarial y mejorar algunos puntos.

Con estas ideas, un poco de descanso y muchos mimos familiares y de amigos, seguro que a la vuelta de Semana Santa nos encontramos con más energías para seguir luchando en nuestro día a día