Cerdos y gallinas: metodología Scrum

La metodología Scrum es un modelo de gran utilidad para todos aquellos quienes su actividad esté relacionada a la realización de proyectos para terceras partes. Buenos ejemplos de este tipo de profesionales son los arquitectos, programadores, consultores, desarrolladores web, publicistas, etc.

De una manera muy sintética consiste en la definición de un conjunto de prácticas y roles, para el establecimiento del proceso de desarrollo que se llevará a cabo durante la ejecución del proyecto. Los tres roles de los que se compone la metodología Scrum son el ScrumMaster, que se asimila al director de proyecto, el Product Owner, es decir, el cliente que puede ser interno o externo y el Team, que engloba el equipo que ejecuta el proyecto.

El proceso se inicia con una reunión de los roles para establecer el Sprint Planning. El Product Owner identifica los elementos del Product Backlog, es decir, el conjunto de requisitos priorizados que definen el trabajo a realizar y que quiere que el equipo complete por lo que se lo comunica a los miembros del equipo

El equipo determina la cantidad del trabajo al que puede comprometerse durante el siguiente sprint. En el desarrollo de cada sprint nadie puede cambiar el Sprint Backlog lo que significa que los requisitos permanecen invariables hasta la culminación del sprint que puede durar de 15 a 30 días.

Uno de los principios esenciales de Scrum es el reconocimiento de que durante un proyecto los clientes pueden cambiar de idea sobre lo que quieren y necesitan, lo que implica que el equipo ha de estar abierto a afrontar nuevos desafíos. Por tanto requiere una planteamiento de maximización de la capacidad del equipo para responder a nuevos requisitos no planificados ni programados.

Para el establecimiento de roles se establece una comparación con los cerdos y las gallinas. Los primeros, los cerdos, son los que están comprometidos con el proyecto y el proceso Scrum y lo componen:

  • El Product Owner representa la voz del cliente. Se asegura de que el equipo Scrum trabaja de forma adecuada desde la perspectiva del negocio.
  • ScrumMaster (o Facilitador), cuyo trabajo primario es eliminar los obstáculos que impiden que el equipo alcance el objetivo del sprint. El ScrumMaster no es el líder del equipo (porque ellos se auto-organizan), sino que actúa como una protección entre el equipo y cualquier influencia que le distraiga. Es quien hace que las reglas se cumplan.
  • Team tiene la responsabilidad de entregar el producto. Un pequeño equipo de 5 a 9 personas con las habilidades transversales necesarias para realizar el trabajo.

Los roles gallina en realidad no son parte del proceso pero deben tenerse en cuenta. Incluyen a los usuarios, expertos del negocio y otros interesados (stakeholders). Es importante que esa gente participe y entregue retroalimentación con respecto a la salida del proceso a fin de revisar y planear cada sprint.